La afición recibe al Sporting con pitidos