Álex Alegría: «Vengo con muchísima hambre»

Miguel Torrecilla, junto a un sonriente Álex Alegría, durante la presentación de ayer en Mareo. / ARNALDO GARCÍA

Álex Alegría afirma en su presentación que «lo principal para mí es cumplir el objetivo del ascenso»

JAVIER BARRIO

En las oficinas del Rayo Vallecano vivió Álex Alegría un verdadero calvario hace exactamente una semana. Con todo cerrado, mirando al reloj cada poco, allí se tiró el inicio de la noche y hasta casi la madrugada esperando y suspirando por el visto bueno del club que preside Raúl Martín Presa. «Pensé que no se iba a hacer», reconocía ayer con una mueca de alivio el jugador, de 26 años, agarrado ya a la camiseta rojiblanca. «El delantero que necesitaba el Rayo (el argentino Franco Di Santo) bajó a las diez y media del avión y hasta una hora después no pasó el reconocimiento médico. Mi fax (con la validación de su incorporación al Sporting) no entró hasta las doce menos diez», rememoraba. Sobre la bocina.

La suya ha sido una incorporación deseada, ralentizada y relatada en distintas entregas, en casi todos los mercados a los que ha accedido Miguel Torrecilla como director deportivo del Sporting. «Álex es un delantero centro, un jugador con una buena técnica que entra y sale del área, difícil para los centrales por su envergadura y que juega bien de espaldas», le describió el salmantino, que ya compartió camino con él en el Betis, el club que tiene la propiedad de sus derechos. Aunque, precisó Torrecilla, «ahora es un jugador más hecho y maduro». «Desde el primer momento que hubo la opción del Sporting sabía que quería venir aquí. Vengo con muchísima ilusión, hambre y con ganas de cumplir los objetivos del club», ampliaba el atacante.

Más Sporting

Atado de pies y manos por el Rayo, esclavo de esa última gestión, Alegría ya había tomado su decisión hacía varias semanas, descartando el interés de unos cuantos clubes de la categoría. Entre ellos, la hinchada del Extremadura se delató, recriminándole el pasado domingo con una exagerada bronca, bastante extraña por otra parte, que no contemplara otro horizonte para jugar que Gijón. «Desde el primer momento, cuando el Extremadura mostró interés en mí, le dijimos que me iba al Sporting. No sé las circunstancias que se dieron para tener ese recibimiento», reflexionó este miércoles Alegría todavía algo sorprendido.

«Vengo con muchísimas ganas», repetía el delantero de Plasencia, cedido por el Betis hasta el final del curso y por el que el Sporting ha logrado incluir una opción de compra en Segunda y una de ejecución obligatoria en el caso de un hipotético ascenso a Primera. «Desde el principio de este último mercado, más o menos, ya barajamos la opción de venir, sobre todo por Miguel (Torrecilla), que siempre ha mostrado interés por mí», constataba. De hecho, en el verano, ratificó, se le abrió la posibilidad, pero entonces, explicó sincero, «tenía varias opciones de Primera y al final me decanté por una de ellas».

Estreno como local

En estos primeros días se le ha visto perfectamente adaptado a su nuevo entorno, prometedor por sus aptitudes y su disposición al trabajo. «Coincidí con Alberto (García) en el Rayo y ya me había hablado espectacular del Sporting. También Tonny Sanabria (en el Betis)», desvelaba el '25' del conjunto rojiblanco tras el entrenamiento. Confirmó esa cosecha informativa que traía en el equipaje con sus propios ojos: «Me ha sorprendido todo para bien, sobre todo por el tema de las instalaciones, también de la alimentación, porque en Mareo se hace el desayuno y la comida, y todas estas cosas».

Los trece minutos que disfrutó en Almendralejo, con solo un entrenamiento en las piernas, ofrecieron un aperitivo de su fútbol, generando muchos problemas a los defensas rivales por su movilidad, sus habilidades técnicas y su corpulencia (mide 1,90 metros y pesa 82 kilogramos). José Alberto está más que satisfecho con su encaje en el grupo y muy posiblemente mañana se estrene en Gijón, territorio desconocido. «No he estado nunca en El Molinón, pero tengo unas ganas tremendas», aseguró Alegría, quien regateó un par de preguntas más adelante la sempiterna cuestión de la cifra de goles que barrunta: «¿Número de goles? Lo principal es cumplir el objetivo del club. Jugar los máximos partidos posibles y hacer el máximo número de goles, claro, pero lo principal es el objetivo del club (el ascenso)».

De Djurdjevic, en estado de gracia permanente en 2019, se vio como un complemento más que como una competencia. Aunque apuntó que el gran momento del serbio «es bueno para mí porque la mejor competencia es que esté bien el otro delantero», también mostró su gusto por el 4-4-2. «Siempre es mejor jugar con dos delanteros porque uno se complementa mejor con el otro. A uno le da la salida, corre a la espalda del otro, viene a recibir y le da más opciones», apreció, listo para la acción. Preparado para presentarse en casa.

Síguenos en:

 

Fotos

Vídeos