Derbi Sporting-Real Oviedo | «Estuvo a la altura del partido, fue valiente»

Derbi Sporting-Real Oviedo | «Estuvo a la altura del partido, fue valiente»

Exárbitros aprueban la labor de Díaz de Mera en el derbi, pero discrepan en el gol anulado a Ibra | Cuatro excolegiados observan contacto entre el ariete azul y Peybernes en una jugada que califican de «muy difícil»

IVÁN ÁLVAREZGIJÓN

El derbi asturiano de la segunda vuelta entre el Sporting y el Oviedo llegó acompañado de alto voltaje, concluido con un triunfo rojiblanco por la mínima en un choque con algunas de los ingredientes inherentes a un encuentro de rivalidad regional. Abundó la fricción, con un ritmo más alto respecto a semanas previas por parte de ambos contendientes en un duelo que dirigió Isidro Díaz de Mera Escuderos.

El árbitro castellano-manchego fue objeto de las críticas oviedistas, verbalizadas de forma vehemente por Champagne minutos después de la finalización del choque. A la disconformidad con la labor arbitral se sumó Juan Antonio Anquela, que no apreció como tal la falta señalada a Ibrahima en la jugada que desembocó en el remate a la red del ariete del conjunto carbayón en el último minuto. La polémica salpicó al choque entre gijoneses y ovetenses, revisado por exárbitros de Primera División en conversación con EL COMERCIO.

Más información

«La jugada es muy difícil. En principio no aprecié falta. Luego, con las repeticiones que nos pasaron, se ve un pequeño contacto, pero daría el gol como válido. Si ayer hubiese VAR, creo que habrían metido en un compromiso a los del VAR y al árbitro principal», señala el excolegiado gallego Raúl García de Loza, con un bagaje de catorce temporadas en Primera División. El lucense no cree que el contacto sea «suficiente» para invalidar el remate del delantero oviedista. «Es falta. El jugador del Sporting va a disputar el balón e Ibra no le ve. Intenta pegarle al balón, pero le pega una patada en la disputa. Sin querer, porque no le ve, pero es falta», argumentó en 'Carrusel Deportivo' el exárbitro internacional Iturralde González, con una visión de ese lance en la recta final del partido similar a la de el exasistente Rafa Guerrero.

«Lo primero, no es gol anulado, porque pita antes de que entre. (Ibra) Confundió el balón con una pierna, así que está bien claro», indicó el colegiado leonés. «No aprecio nada punible, pero son jugadas en las que existe un 40% de posibilidades que haya falta y el que nos podría sacar de esa duda es el árbitro en concreto. Las imágenes de televisión no aclaran lo suficiente. Por lo tanto, al no haber una toma desde detrás de la portería en la que se pueda ver perfectamente la acción, hay que dejar un margen a la credibilidad del árbitro. Es una jugada muy complicada. No hay una imagen clara que diga que es falta o que no lo es», disiente Pérez Lima, que impartió justicia en el derbi asturiano disputado el mediodía del 15 de diciembre de 2002 en El Molinón.

Desde esa perspectiva, considera que Díaz de Mera Escuderos «estuvo a la altura del partido». «Controló un partido difícil. Fue valiente y tomó decisiones que a veces perjudicaron a un equipo y a veces a otro», asegura el colegiado tinerfeño. «Al mostrar la primera en el minuto 3 creí que ponía el listón muy alto, pero luego fue gestionando bien las tarjetas. Le daría un aprobado alto al arbitraje», expone García de Loza, que no hubiese señalado penalti en la pugna entre Christian Fernández y Álex Alegría.

«Suelta el brazo para atrás, pero el jugador del Sporting, en cuanto sintió el contacto, se cayó», sostiene el excolegiado gallego, que califica como «un forcejeo entre dos jugadores por intentar posicionarse» el penalti reclamado por Toché ante Babin en el último tercio de partido. Ve exactamente igual esa jugada Rafa Guerrero, sin atisbo de duda sobre el acierto del colegiado en la pena máxima sancionada a Christian Fernández. «El penalti se ve claro», secunda Pérez Lima.

El conjunto carbayón reclamó expulsión de Cofie tras interponerse el ghanés en un saque de falta rápido por parte de Tejera. Mientras que García de Loza considera que Díaz de Mera «hizo bien en no enseñar ninguna tarjeta», Rafa Guerrero afirma que «pudo haberle amonestado» y, por ende, expulsarle en el que a su juicio fue el único lunar «de un gran arbitraje en un partido muy difícil con 40 faltas, cuando la media está en 23».

La acción que desató la indignación azul

El derbi asturiano deparó varias jugadas polémicas, pero , por su relevancia fruto del minuto en el que se produjo, el lance protagonizado por Ibra y Peybernes aglutinó la mayoría de muestras oviedistas de desacuerdo con la actuación de Isidro Díaz de Mera Escudero, árbitro de la contienda. Al igual que los entrenadores de ambos equipos, los colegiados coinciden en que hay contacto entre el ariete senegalés y el central galo, pero tienen posturas diferentes respecto a la interpretación de la acción que terminó con el balón en la red de la meta rojiblanca.