«Ir a El Molinón es el mejor regalo de Reyes»

«Ir a El Molinón es el mejor regalo de Reyes»
Antonio y su novia Ana, en el Martínez Valero de Elche. / A. LÓPEZ

El murciano Antonio López verá cumplido, gracias a su novia Ana, su sueño de ver jugar al Sporting en Gijón

A. MAESE GIJÓN.

Todo comenzó el 24 de abril de 2004. El Sporting se desplazó a Murcia para disputar el encuentro correspondiente a la trigésimo cuarta jornada de la Liga. Por aquel entonces, Marcelino García Toral dirigía al cuadro rojiblanco, que ocupaba la octava posición y buscaba engancharse a la zona alta de la clasificación.

«Fui con mi padre al campo, pero recuerdo que me quedé sorprendido ante el gran número de seguidores que había en el campo», explica Antonio López. «Yo tenía seis años y desde aquel día me enamoré del Sporting para siempre» recuerda el murciano, que tardó en reconocer su sportinguismo porque «de pequeño me daba vergüenza decirlo en el colegio. Los chicos preguntaban que si éramos del Barcelona o del Madrid y yo no decía nada».

El paso de los años le llevó a mostrar su sportinguismo por Murcia, su ciudad natal. «Intento ver todos los partidos que puedo, pero mi sueño es ir a El Molinón», relata el seguidor del Sporting, que verá cumplido su sueño el próximo mes de abril.

Lo hará gracias a su novia Ana. Ella fue quien le regaló el viaje a Gijón. «No contaba con ese regalo», hace hincapié Antonio. En el momento en el que se dispuso a abrirlo, Ana lo estaba grabando con su teléfono móvil. La emoción se apoderó de un sportinguista que verá a su equipo ante el Granada en El Molinón: «El viaje es el mejor regalo de Reyes posible».

Antonio López recuerda que, durante su infancia, «mi padrino me regalaba camisetas del Barcelona para que me quitara de la cabeza el Sporting, pero no fue capaz». Entre risas apunta que «cuando lo dije en casa, pensaron que vaya idea tenía. Ser de un equipo que estaba en la otra parte de España».

Le apasiona el fútbol y el Sporting. Por eso, cuando se le pregunta por el mejor jugador de los últimos años, no duda en responder que «como Jony no habrá otro igual». También señala a De las Cuevas como uno de los jugadores que más le marcaron: «El día que ganamos en el Bernabéu fue tremendo. Cómo no me voy a acordar de ese día. Estaba viendo el partido en Murcia y fui el único que celebró el gol en el bar».

De la actual plantilla se queda con Djurdjevic, pese a que «pueda recibir alguna crítica por ello». Su defensa sobre el delantero se basa en que «es un jugador que pelea cualquier balón y quiere ese tipo de atacantes en el Sporting».

Pese a que no ve muy factible un posible ascenso del equipo gijonés esta temporada, la ilusión por pisar por primera vez El Molinón no se le quitará hasta mediados de abril. Junto a Ana, su novia, estará en la ciudad del 12 al 16 de dicho mes. Será entonces cuando cumpla su sueño de pequeño. El sportinguismo no entiende de barreras.

 

Fotos

Vídeos