Concentrados en Mareo para la puesta a punto

José Alberto cita a sus jugadores a las ocho de la mañana para mantener un control y realizar una doble sesión diaria

A. MAESEGIJÓN.

Cerca de doce horas diarias pasarán los futbolistas del Sporting en la Escuela de Fútbol de Mareo durante las próximas semanas. La idea de José Alberto es que el equipo quede concentrado en las instalaciones rojiblancas siempre que sea posible para tener el máximo control de sus jugadores durante la pretemporada.

Si el primer día de entrenamientos los jugadores completaron una sesión que no alcanzó las dos horas de duración, desde ayer la plantilla sudará con dos entrenamientos diarios.

A las ocho de la mañana, los rojiblancos comenzaron ayer a llegar a Mareo. La báscula fue el primer destino para los hombres de José Alberto, que, una vez que se sometieron a las pruebas pertinentes, desayunaron juntos antes de iniciar el trabajo sobre los terrenos de juego.

El campo número cuatro fue el escenario elegido por el cuerpo técnico para completar el primer ensayo del día. Hubo balón de por medio, pero Fran Albert -con el silbato en la boca- empieza a conocer los límites físicos de los jugadores.

La sesión matinal comenzó con el cielo nublado. No duró mucho. El calor y el sol exigieron lo máximo a la plantilla, que en torno a las dos de la tarde hizo un parón para comida en el comedor de la escuela de fútbol. Antes de la misma, Álvaro Vázquez se vistió de corto para posar ante las cámaras con la camiseta rojiblanca.

El descanso es una parte fundamental en una época de la temporada en la que las cargas de trabajo son mayores que en el resto del año. Un par de horas de descanso fueron la antesala del segundo entrenamiento del día. Una sesión que se completó sin mayores consecuencias. A las ocho de la tarde, el cuerpo técnico dio por finalizada una intensa jornada cuyo programa hoy se repetirá a partir de las ocho de la mañana.

La mala noticia para José Alberto es que no pudo contar con la totalidad de los efectivos. Pelayo Morilla recibe un tratamiento específico debido al esguince de tobillo que sufrió en el primer entrenamiento de la pretemporada. También se quedó en la enfermería Juan Rodríguez. Una fascitis plantar es la culpable de que el gallego no pueda ejercitarse al mismo ritmo que sus compañeros. Junto a él, Álvaro Traver. El extremo no ha podido salir al terreno de juego debido a problemas físicos. Se ejercita en el gimnasio y se espera que se reincorpore al grupo en los próximos días. Por su parte, Lod tiene permiso del club para viajar a Estados Unidos, por lo que también fue baja.