«Conocí a Quini en los juveniles de la Selección y fuimos amigos toda la vida»

El exseleccionador nacional Javier Clemente./BORJA AGUDO
El exseleccionador nacional Javier Clemente. / BORJA AGUDO

«Era un deportista increíble, un futbolista sensacional. Y como persona, todavía era más grande»

ANDRÉS MENÉNDEZGIJÓN.

El fútbol unió los caminos de Javier Clemente (Baracaldo, 1950) y de Enrique Castro, Quini (Oviedo, 1949). Compañeros, rivales, pero, siempre, amigos. «Era un hombre bueno», recuerda el que fuera técnico de la Selección y del Sporting durante su conversación con EL COMERCIO en vísperas del España-Islas Feroe, que rendirá homenaje a la leyenda rojiblanca.

-La Selección vuelve a El Molinón para homenajear a Quini.

-Estoy invitado y tenía pensado acudir, pero, lamentablemente, no me dará tiempo a llegar. El partido me coge pasando unos días fuera, hasta la semana que viene no vuelvo a Zarautz, y es imposible que tenga tiempo para acudir. Deportivamente, no tiene muchos alicientes: España le va a ganar seguro a Islas Feroe. Aquí, lo importante es el homenaje a Quini. Por eso quería estar. Me conformaré con ver el partido por televisión. Es lo que hay.

-¿Era un buen motivo para regresar a El Molinón?

-Eso no es lo importante. Habría ido a cualquier campo de España por estar en el homenaje. A cualquiera. Llevo sin ir a Asturias mucho tiempo, más de un año, cuando estuve de paso en Avilés. Y sin pisar El Molinón, más todavía. Desde que salí del Sporting. Pero, lo importante, como le digo, era estar por Quini y no por estar en El Molinón. Ya tendré tiempo de ir otro día. El año pasado estuve a punto de ver el partido de Copa ante el Eibar. Creo que era ese. Tampoco me dio tiempo a acudir al final.

-Hay una imagen grabada para el recuerdo en su primer día en el Sporting: su abrazo con Quini.

-Es que yo era amigo de Quini desde hace... Mejor no le digo los años, que son muchos. No sé, cincuenta o más. Somos casi de la misma 'quinta'. Lo conocí en las categorías inferiores, en los juveniles de la Selección y nos hicimos amigos para toda la vida. Yo era interior izquierdo, él, entonces, jugaba como extremo. Coincidimos dos o tres partidos juntos. Después fuimos rivales en Primera. Pero siempre hemos sido amigos. Era un deportista increíble, un futbolista sensacional. Y como persona, todavía era más grande: simpático, estupendo, auténtico. Un muy buen tipo.

-Se merece un homenaje a su altura.

-Es que todos los homenajes que se hacen siempre son merecidos. No conozco homenajes que sean inmerecidos. En este caso, la Selección viene a Gijón y aprovechan para tener este gesto con la familia de Quini y con sus amigos. Será un recuerdo bonito. También triste. Me habria gustado que este domingo no se hiciera ningún homenaje. Eso significaría que Quini seguiría vivo.

-Tampoco podrá estar Luis Enrique.

-Lo de Luis es algo súper triste, una pena muy grande. Muy duro.

-Le habría gustado estar en El Molinón.

-Luis Enrique es mi amigo. Y habría querido estar seguro este domingo. Es gijonés, sportinguista y querría formar parte del homenaje a Quini. Si estuviera en el partido con la Selección, significaría que nada de lo que ha sucedido hubiera pasado.

-Será un partido emocionante.

-Los homenajes más que emocionantes son momentos tristes. Los minutos previos al partido, por todo lo que ha pasado, serán de una tristeza absoluta. Por Quini y por la dolorosa pérdida que ha tenido Luis.

- Como exseleccionador, ¿qué le parece la elección de Robert Moreno?

- Roberto ha empezado en un 'caballo de carrera' en su primera experiencia. Otros, en cambio, empezamos entrenando a chavales. Le deseo lo mejor porque ser seleccionador no es nada fácil. Solo es fácil para los que opinan sin saber. Para esos, todo es fácil.

-¿Le ha gustado la primera convocatoria?

- Yo no tengo ni idea, pero habría llevado a Cazorla. Es un futbolista de raza, que se ha levantado de muchas lesiones y es también asturiano. A él, le habría gustado y se merecía estar.

Más información