Cuarenta años del mejor Sporting

El once que derrotó al Hércules en aquel partido en El Molinón de hace cuarenta años. De pie, desde la izquierda, Doria, Cundi, Rezza, Rivero, Joaquín y Redondo. Agachados, por el mismo orden, Morán, Mesa, Quini, David y Enzo Ferrero. / E. C.
El once que derrotó al Hércules en aquel partido en El Molinón de hace cuarenta años. De pie, desde la izquierda, Doria, Cundi, Rezza, Rivero, Joaquín y Redondo. Agachados, por el mismo orden, Morán, Mesa, Quini, David y Enzo Ferrero. / E. C.

Ayer se cumplieron cuatro décadas del campeonato invernal logrado en enero del 79

JAVIER BARRIO GIJÓN.

Oculto por el paso del tiempo y los vaivenes de la actual temporada del Sporting, con el Deportivo rondando a la vuelta de la esquina, el campeonato de invierno en Primera que el conjunto rojiblanco se adjudicó para la estadística en la temporada 1978-1979 cumplió ayer cuarenta años. Fue en el mismo curso en el que el equipo de Vicente Miera finalizaría con el subcampeonato de Liga, soplando en la nuca al Madrid en un final de 'foto-finish', decidido por cuatro puntos. La diferencia se marcó en los duelos directos entre ambos y un reguero de polémica que quedaría para la eternidad: aquellas famosas dos tarjetas amarillas en Salamanca que privaron a Ferrero y Doria de jugar el decisivo partido en El Molinón ante los 'merengues' por acumulación.

Antes de llegar a ese tramo, dentro de la mejor temporada que escribió el Sporting en toda su historia, los rojiblancos ponían el intermitente el 21 de enero de 1979 para adelantar al Madrid, en el último duelo de la primera vuelta, finalizando el equipo de Vicente Miera como campeón de invierno gracias a una victoria por 2-0. Todo se resolvería antes de la primera media hora de un partido ante el Hércules en El Molinón, festejando Quini, primero, su decimosexto gol de la temporada, y Ferrero, después, bajando la persiana al partido con otro sopapo en el minuto 29. En El Sardinero, el Madrid había mostrado flaqueza, cediendo un empate con el Racing, que dio vidilla al mejor Sporting, líder, con empate a puntos, por la mejor diferencia de goles.

La tabla reflejaba un empate entre los dos primeros, pero decidió la diferencia de goles

Aquella temporada se convertiría en la del verdadero tuteo al Madrid, dirigido por Luis Molowny y en el que jugaban Vicente del Bosque y Santillana, entre otros. El Barcelona se encontraba entonces en una fase de transición, haciéndose con Quini al año siguiente para recuperar vigor. El Atlético de Madrid y la Real eran los únicos clubes que, desde la distancia, pudieron seguir el apasionante duelo que mantuvieron el Sporting y el Madrid, que redujeron el campeonato a una cuestión de dos hasta aquella controvertida jornada de fútbol en el Helmántico, en la jornada 26, una semana antes de que los 'merengues' visitaran El Molinón.

Aquel día, el colegiado García Carrión mostró una más que extraña cartulina amarilla a Ferrero, el jugador más desequilibrante del equipo de Miera, y otra a Doria. Los dos se perdieron la final anticipada con el Madrid, que ganaría con un tanto de Santillana en Gijón. Ahí se coronó el equipo de Molowny, que ya no daría más opciones. Así se escribía la historia.