Un derbi como trampolín

Un derbi como trampolín

El cuadro gijonés tiene el duelo de rivalidad regional como una de las últimas opciones para seguir alimentando la opción de jugar 'play off' | Los azules llegarán a Gijón con cinco puntos de ventaja sobre los rojiblancos

DANI BUSTO GIJÓN.

Los entrenadores todavía no han nombrado de forma directa a su próximo rival. Fueron prudentes, -discretos más bien-, en sus declaraciones y ayer pasaron de puntillas por el derbi, cuando se les preguntó por el partido que el próximo domingo disputarán el Sporting y el Real Oviedo en El Molinón (20.45 horas). Pero en sus mentes, de puertas hacia dentro, ya resuena con fuerza el nombre del eterno rival, y también la importancia del choque, que puede marcar el devenir de unos y otros a medio plazo.

El triunfo azul, ayer, ante el Nástic, permitió al equipo dirigido por Juan Antonio Anquela cortar una irregular trayectoria, después de tres partidos sin ganar -dos puntos de los últimos nueve posibles-. El Real Oviedo, que ocupó puestos de 'play off' durante dos semanas de febrero, llegará a Gijón con un punto menos que el Mallorca, equipo que defiende la sexta plaza con 48 puntos -los mismos que el Cádiz, séptimo-.

La dinámica del Sporting ha sido diferente estas últimas tres jornadas. El equipo rojiblanco, tras la derrota sufrida en El Molinón frente al Rayo Majadahonda, el pasado 24 de febrero, se quedaba a la deriva en mitad de la tabla, a once puntos del Cádiz, por aquel entonces sexto. -Y diez por encima del descenso-.

Parece que haberse quitado la presión de pensar en el ascenso durante estas semanas permitió a los rojiblancos reaccionar. A pesar de haber logrado tres triunfos consecutivos, el Sporting tan solo ha escalado dos puestos en la clasificación -pasó de ser decimotercero a undécimo-, pero sí logró recortar diferencias respecto al 'play off', que ahora se encuentra a seis puntos.

El conjunto carbayón afrontará el derbi con cinco puntos de ventaja sobre los rojiblancos, y reforzado por este último triunfo, en el que destacó la figura del guardameta Champagne para dejar la portería a cero. La posibilidad de regresar al 'play off' a costa del eterno rival sirven de acicate para encarar la semana del partido de máxima rivalidad del fútbol asturiano. Además, el capitán Saúl Berjón parece recuperado para la causa. Ayer disputó 84 minutos y fue protagonista en las acciones de los dos goles.

Los precedentes más recientes favorecen a los azules, que ya ganaron a los rojiblancos en el Tartiere esta temporada y también el curso pasado, en ambas ocasiones por idéntico resultado (2-1), mientras que su última visita al municipal gijonés finalizó con empate (1-1).

Más información

Dispar dinámica desde enero

Desde que comenzó 2019, el Sporting atravesó un bache de resultados como local. De hecho, las cuatro derrotas recibidas en casa se produjeron entre enero y febrero, aunque el último partido disputado en El Molinón, el equipo entrenado por José Alberto se reencontró con el triunfo. Fue frente al Almería, gracias a un enrachado Álex Alegría.

También desde enero, en las estadísticas más recientes se refleja que el Oviedo logró tres de sus cinco victorias a domicilio: ante el Numancia, el Extremadura y el Elche, y en todos estos partidos anotó dos o más goles. Además, también empató sin goles en Albacete ante uno de los candidatos al ascenso.

El Sporting, que este curso no había logrado todavía enlazar tres victorias consecutivas, aspira ahora a sumar una cuarta. El equipo rojiblanco corre para subirse al último vagón de un tren que ya está en marcha. Un tropiezo le haría caerse de bruces, con todo el equipo, y reduciría de forma considerable sus opciones. Son muchos los 'gallos', como el Cádiz, e incluso el Almería, que miran de reojo esa sexta plaza.

Para sacar un buen resultado frente al Oviedo, el Sporting tendrá que ofrecer su mejor versión como local, la que mantuvo durante la primera vuelta de la temporada, que le permitió permanecer invicto en casa y que se cortó con la derrota ante el Zaragoza, el pasado 5 de enero.

José Alberto decidió dar descanso a sus jugadores hasta el miércoles, con la idea de recargar energías para las etapas de montaña que se avecinan. Además del eterno rival, tocará visitar después al Málaga y al Tenerife. Y más adelante el Granada visitará Gijón. Muchos obstáculos en ese andén por el que corre el equipo rojiblanco.

Para el Oviedo el calendario también será exigente después del derbi, pero si los azules hacen los deberes, tendrán la recompensa de auparse a plazas de 'play off': recibirán al Deportivo y a Las Palmas, después sumarán automáticamente los tres puntos del Reus, eliminado de la competición, y jugarán el tercer partido consecutivo en el Tartiere ante el Córdoba. Ni Anquela ni José Alberto abandonarán su hoja de ruta, esa que marca el tradicional discurso de ir «partido a partido», pero no cabe duda de que el choque del domingo ya ha invadido sus pensamientos y les ha quitado alguna hora de sueño. A ellos y a las aficiones, que tachan los días en el calendario.