Emotiva despedida a Miguel Montes: «He conocido a muchos padres, pero ninguno como el mío»

Emotiva despedida a Miguel Montes: «He conocido a muchos padres, pero ninguno como el mío»
Llegada del féretro de Miguel Montes a la parroquia del Corazón de María. / PALOMA UCHA

Familiares, amigos y numerosas personas relacionadas con el mundo del deporte han dado el ultimo adiós al exjugador y exentrenador del Sporting en el Corazón de María

ANDRÉS MENÉNDEZGijón

Muchos minutos antes de las cinco, la horada fijada para el comienzo del funeral, los alrededores de la iglesia del Corazón de María ya estaban repletos de excompañeros, amigos, personalidades del mundo del deporte... ninguno quería faltar en el último adiós de Miguel Montes. Un hombre cercano, que se devivió por y para el Sporting, el amor de su vida. Como su viuda Marta, desconsolalada por la pérdida, acompañada en todo momento por sus hijos, Beatriz, Pablo y Borja y sus nietos, Celia y Pablo «He conocido a muchos padres, pero ninguno como el mío».

El incesante brillo del sol, especialmente protagonista a primera hora de la tarde, marcó los prolegómenos del adiós de Miguel Montes (Oviedo 1939-Gijón 2019). Fue un jornada triste, cargada de emoción. Marcada por las lágrimas, por los abrazos y, sobre todo, por los recuerdos de momentos compartidos, que se sucedían a las puertas de la Iglesia. «Me siento vacío, desprotegido. Nunca olvidaré a Miguel», relata, abatido, su amigo inseperable Carlos García Cuervo, instantes antes de acceder a la celebración de la homilía.

Delantero combativo, capitán atento para luchar por las reivindicaciones de sus compañeros y entrenador cercano a sus jugadores gracias a un trato afable que también le permitiría llevar las riendas de Mareo y ejercer como secretario técnico. Todo eso encarnó Miguel Montes, que fallecía ayer tras meses de lucha contra un cáncer de próstata.