El Sporting se queda en tierra de nadie

Jugada del partido entre Las Palmas y el Sporting.
Jugada del partido entre Las Palmas y el Sporting. / Gabriel Jiménez

Cae ante Las Palmas y se aleja a 9 puntos del 'play off'

Andrés Maese
ANDRÉS MAESEGijón

Había que ganar para seguir vivos en la competición, pero el Sporting cayó ante un rival, Las Palmas, que sumaba una victoria en los últimos 14 encuentros. Los rojiblancos fueron incapaces de marcar, pese a las facilidades que le otorgó el cuadro canario en la primer parte.

Las delanteras ganaron la partida a las defensas. Así se puede resumir un primer acto de locura, divertido para un espectador neutro, pero de total sufrimiento para el aficionado de cualquiera de los dos equipos, sobre todo para el sportinguista.

Tanto Las Palmas como el Sporting demostraron por qué se encuentran en mitad de la clasificación en Segunda: Ofrecen demasiadas oportunidades a sus rivales. La defensa rojiblanca erró, de forma grave, en varias jugadas que bien pudieron servir para que el choque quedara sentenciado en la primera media hora.

1 Las Palmas

Raúl; Lemos, Cala, Mantovani, Dani Castellano; Timor (Araujo, m. 71), Peñalba, De Galarreta; Blum (Mir, m. 74), Rubén Castro y Fidel (Momo, m. 71).

0 Sporting

Mariño; Geraldes, Álex Pérez, Babin, Carlos Cordero; Carmona, Cristian Salvador (Traver, m. 77), Hernán, Aitor (Ivi, m. 60); Pablo Pérez y Álex Alegría (Lod, m. 60).

GOLES
1-0: m.22, De Galarreta.
ÁRBITRO
Pérez Pallás. Amonestó a Araujo, Mantovani en los locales y a Cristian Salvador, Hernán Santana, Cordero. Geraldes en los gijoneses
incidencias
Partido disputado en el estadio de Gran Canaria.

En los diez primeros minutos, los locales desperdiciaron dos buenas acciones para adelantarse en el marcador. Timor quedó solo en el área pequeña, pero su remate se fue por encima del larguero. Dos minutos después fue Blum el que aprovechó un despiste en una acción a balón parado para encontrar un hueco en la defensa rojiblanca.

La reacción del Sporting llegó, pero sin puntería. La banda derecha fue la elegida en el ataque para intentar dañar a Las Palmas de Paco Herrera. A Álex Alegría se le escapó el 0-1 cuando sus compañeros ya celebraban el tanto. Una buena incorporación de Geraldes dejó solo al nuevo fichaje en el punto de penalti para empujar el balón, pero su remate no encontró la portería. Tampocó estuvo afortunado Aitor en una acción de Carmona. El extremo disparó cruzado y el balón salió acariciando el poste.

Más Sporting

Perdonaron los hombres de José Alberto cuando pudieron anotar y lo pagaron caro. Una falta a favor terminó en gol de Las Palmas. Típico error defensivo que se repite asiduamente en el Sporting. De un centro de Carmona se pasó a un tres para uno en el que Geraldes tan solo pudo ver en primera fila cómo marcaba De Galarreta. Mariño poco pudo hacer.

El meta volvió a ser de lo mejor tras realizar varias intervenciones de alto calibre. La última antes de tomar el camino de los vestuarios dejó en evidencia a toda la defensa. Un recorte de Blum en la frontal dejó en la estacada a Mariño. Cinco jugadores quedaron fuera de la jugada, que no pudo aprovechar Rubén Castro por el buen hacer del meta rojiblanco.

El 4-4-2 elegido por José Alberto no funcionaba. Un equipo muy separado entre líneas se mostró desordenado. Tal fue así que Geraldes, Cordero, Salvador y Santana se fueron al descanso amonestados tras evitar cuatro contragolpes de Las Palmas.

Mariño siguió apareciendo en el estadio de Gran Canaria para dejar vivo a su equipo. Con media hora por delante, José Alberto decidió sentar a Alegría y Aitor para dar entrada a Ivi y Robin Lod. Pablo Pérez se quedaba como única referencia ofensiva.

La necesidad de ganar hizo a los rojiblancos dar un paso hacia adelante. El partido se volcó hacia el campo de Las Palmas, pero el equipo de José Alberto no tiene mordiente arriba. Con más centrocampistas sobre el terreno de juego por parte del Sporting, el control del balón fue para los gijoneses.

No pasó nada. La feroz reacción que se esperaba de un equipo que se despedía de la temporada no existió. Se quedó en un quiero y no puedo. Sin rumbo, sin delanteros, sin criterio... Perdidos en una Liga que según Miguel Torrecilla es la más complicada de los últimos años.

A nueve puntos del sexto clasificado, el Oviedo, el segundo proyecto del director deportivo naufraga al igual que sucedió el pasado curso. Ninguna culpa tiene José Alberto, que hace todo lo posible para encontrar el camino hacia Primera División. Es atrevido y descarado en sus planteamientos, pero no hay plantilla para más. Tan simple como cierto.

Mucho tendrá que cambiar el rumbo del Sporting si quiere obrar el milagro que cada jornada se aleja más. La directiva tiene por delante varios meses para replantearse lo que parece que será un nuevo fracaso deportivo. La responsabilidad cae sobre sus hombros con un hombre señalado por encima del resto. Tres entrenadores y 28 fichajes después no parece que hayan sido suficientes para ver al Sporting entre los mejores de Segunda. La actual campaña puede convertirse en un suplicio si no se mejora.

Nada es imposible en el mundo del fútbol, pero este Sporting sigue sin dar señales de vida. Un equipo sin identidad termina por romper en cualquier momento y así parece que ha sucedido en pleno mes de febrero.