«No disfrutamos nada, jugamos muy directo»

Cofie gana un duelo por alto con el goleador local, Carrillo. / J. OBRERO
Cofie gana un duelo por alto con el goleador local, Carrillo. / J. OBRERO

«Llevaba más de cinco años sin marcar y apenas lo pude celebrar porque teníamos que ganar», asegura Peybernes | Carmona reconoce que el equipo no estuvo bien, «pero ganamos»

ANDRÉS MAESE GIJÓN.

Los jugadores del Sporting tenían grabado en la mente que hacía más de dos años que no remontaban un partido. Quedó reflejado tras la victoria ante el Córdoba. Diego Mariño y Pablo Pérez así lo reconocieron en los pasillo del Nuevo Arcángel. «Llevábamos más de dos años sin remontar, necesitábamos la victoria y la conseguimos», afirmó el guardameta.

La felicidad de haber conseguido la tercera victoria de la temporada de manera consecutiva se palpaba en el ambiente. De fondo se escuchaban los gritos de los futbolistas rojiblancos. Estaban eufóricos. «Fue un partido muy difícil, pero lo más importante es que nos llevamos los tres puntos», aseguró un Uros Djurdjevic que se atrevió por primera vez a explicar lo acontecido en el terreno de juego en castellano.

El serbio no estuvo afortunado de cara al gol y así lo reconoció a los micrófonos de la Cadena Cope: «Tuve mala suerte, pero espero que la fortuna vuelta el próximo domingo ante el Oviedo». El delantero ya piensa en el derbi al igual que el resto de sus compañeros.

Los que gozaron de mayor fortuna para marcar fueron Peybernes y Carlos Carmona. Este último reconoció que «no disfrutamos nada el partido porque jugamos muy directo». En su opinión, el partido les ofreció opciones de tocar más la pelota, «pero el día en el que no estás acertado con el balón lo más importante es ganar».

También hizo cierta autocrítica Peybernes. El central afirmó que «jugamos la peor primera parte desde que José Alberto es el entrenador del Sporting». Tras reconocer los errores, le tocó recordar su primer gol con la camiseta del Sporting. Le entraba la risa: «Llevaba más de cinco años sin marcar, pero no lo puede celebrar porque teníamos que ganar». Aprovechó un balón suelto en el área para marcar «con mi pierna menos buena, por suerte salió bien», explicó el rojiblanco, al que unas molestias musculares en su muslo derecho le impidieron estar al cien por cien frente al Córdoba.

No fue titular, pero aportó al equipo para que los tres puntos regresaran a casa. Tímido, como suele ser ante las cámaras, Pablo Pérez se mostró satisfecho por haber ganado un partido que les acerca a seis puntos del 'play off'. «Hay que seguir así, estamos en una buena dinámica», comentó el mediapunta que con un ligero cabezazo a un centro de Molinero inició la jugada del gol de la victoria. «Hasta que las matemáticas no digan lo contrario, va a ser posible todo», subrayó el gijonés.

Diferente fue el discurso de Aitor García, que prefirió continuar con el 'partido a partido'. «Si nos va bien ese lema no lo podemos cambiar», destacó un hombre que fue sustituido en el segundo tiempo. «Es lo que toca, estoy a disposición del entrenador y hay que asumir sus decisiones», dijo sobre la sustitución.

Si Carmona habló de juego directo del Sporting en Córdoba, Álex Alegría se refirió a «pelotazos y despejes». Fue uno de los hombres que más sufrió, pero también se mostró orgulloso con la victoria: «Lo principal es que nos creen pocas ocasiones. A partir de ahí tenemos que crear peligro como sea».

El equipo regresó en autocar a Gijón. Y pese a que muchos tenían la mente en el próximo partido, Peybernes se tomaba con humor el viaje por carretera: «Sé que son diez horas, pero con los tres puntos se hará más ameno».