«Ahora se nos ve distintos, pero somos los mismos»

Los jugadores del Sporting celebran uno de los tantos. / J. C. TUERO
Los jugadores del Sporting celebran uno de los tantos. / J. C. TUERO

«Es necesario respaldar la figura del entrenador. Llevo aquí varios años y en todos ha habido cambios en el banquillo y eso es malo», asegura Babin | Nacho Méndez recuerda que «en Fuenlabrada nos pueden volver a poner en nuestro sitio»

ANDRÉS MAESEGIJÓN.

El mejor partido de la temporada del Sporting llegó en la novena jornada. La victoria ante el Almería cambió la cara de un vestuario que siempre ha creído en su fútbol. «La gente nos verá de una manera distinta, pero seguimos siendo los mismos», recordó Nacho Méndez. El centrocampista reivindicó el juego del Sporting en una tarde mágica: «Hemos demostrado que podemos hacer buenos partidos».

La plantilla rojiblanca necesitaba un partido como el completado ayer en El Molinón. Prueba de ello son las sonrisas con las que desfilaron uno por uno los hombres de José Alberto. Uno de los futbolistas más felices fue Babin. El central volvió a ejercer de capitán tanto dentro como fuera del terreno de juego.

Marcó el segundo tanto de los rojiblancos y explicó que «es muy importante para mí, pero también para el entrenador». El futbolista de Martinica no dudó ni un solo instante en cómo celebrar su diana. Se fue corriendo al banquillo para abrazarse con José Alberto: «Fui porque se lo merecía más que nadie. Es necesario respaldar la figura del entrenador porque es muy importante. Llevo varias temporadas aquí y en todas ha habido cambios en el banquillo. Creo que eso es malo».

El zaguero fue uno de los que repitió en una alineación en la que se vieron cuatro caras nuevas respecto al equipo que empató en Málaga. Uno de los futbolistas que estrenó titularidad fue Álvaro Vázquez. El delantero indicó que «necesitábamos ganar para reivindicar nuestro juego». El atacante se convirtió en la referencia ofensiva del Sporting por delante de Manu García. «Estuve muy cómodo durante todo el partido porque por detrás tengo a compañeros de muchísima calidad», apuntó.

Más Sporting

El ariete recibió una cerrada ovación cuando fue sustituido. La misma con la que se despidió a uno de lo hombres de la tarde. Aitor García firmó un doblete en la recta final de la primera parte, que puso en pie a El Molinón. «Es la primera vez que marco dos tantos en mi carrera, pero espero que no sea la última», deseó.

Sobre los aplausos con los que le despidieron en El Molinón, el extremo dijo que «quise salir por la zona de los vestuarios, pero el árbitro no me dejó».

El más cauto de todos fue Nacho Méndez que recordó que «tenemos que tener en cuenta que en Fuenlabrada nos pueden volver a poner en nuestro sitio».

Uno de los últimos en abandonar el vestuario fue Diego Mariño. El meta recibió dos goles en dos acciones a balón parado. «En la primera remató solo y en la segundo nos ganaron la espalda», analizó el gallego. La clave de la victoria para él estuvo en que «nos soltamos, fuimos valientes y nos atrevimos a ir a por el partido desde el primer minuto del encuentro».