Sporting

Sporting | Djurdjevic se machaca en Serbia

El jugador se ejercita en las instalaciones del gimnasio 'Olimp', en Belgrado, junto a Aleksandar Stajkovac. / E. C.
El jugador se ejercita en las instalaciones del gimnasio 'Olimp', en Belgrado, junto a Aleksandar Stajkovac. / E. C.

El delantero realizó en su país duros entrenamientos para llegar en las mejores condiciones | El jugador completó dos semanas de intensas sesiones, junto a profesionales cualificados, entre Belgrado y Obrenovac

ANDRÉS MENÉNDEZGIJÓN.

Competitivo hasta el límite, las vacaciones de Uros Djurdjevic (Belgrado, 1994) no han sido las de un deportista convencional. El delantero serbio ha pasado la totalidad de sus días de descanso en su residencia de Obrenovac, al suroeste de Belgrado, preparándose para regresar a Gijón en las mejores condiciones posibles. La pretemporada del Sporting se iniciará en Mareo el próximo lunes, día 8, aunque para 'Djuka' comenzó mucho antes.

Djurdjevic, ilusionado con los movimientos estivales del club, en especial con la contratación de Javi Fuego, regresa a Mareo preparado para el desafío de ser uno de los líderes del nuevo proyecto. Infatigable -casi obsesivo en el esfuerzo-, el 23 rojiblanco se ha machacado en Serbia, a caballo entre Obrenovac y Belgrado, con el objetivo de dar un paso adelante en su segundo curso en Segunda y en España. Por su cabeza solo pasa una idea: el ascenso con el Sporting. Feliz en el club y en la ciudad, el compromiso del jugador es total.

El último mes y medio de competición, sin objetivos en juego, fue muy duro para el club rojiblanco y, especialmente, para Djurdjevic, decepcionado con el desenlace final de la competición y algo frustrado por el primer tramo de Liga, que le dejó sin la oportunidad de cerrar su debut en España con mejores números, pese a la irrupción en la segunda vuelta.

Más Sporting

Consciente de la apuesta que el pasado verano se hizo desde Mareo, convirtiéndole en el fichaje más caro de la historia de la entidad, tras unos primeros meses de adaptación, el delantero nunca ha dudado de su continuidad en el proyecto. Esa posibilidad ni siquiera ha pasado por su cabeza, a pesar de tener una buena valoración en el mercado.

Desde el primer día de descanso -9 de junio- 'Djuka', acompañado de su mujer, Miljana, y de su hija, Andrea, tomó un vuelo de regreso en dirección Serbia. Quería desconectar. Uros Djurdjevic tiene dos pasiones, casi convertidas en obsesiones: su familia y el fútbol. Con el objetivo de recargar pilas por la vía rápida, Uros, Miljana y Andrea se reunieron con el resto de los Djurdjevic en la residencia de Obrenovac: los padres del goleador del Sporting (Sladana y Zoran), el abuelo paterno (Stanimir) y el hermano pequeño de 'Djuka', Kristijian, muy unido al jugador rojiblanco y que tuvo permiso del club para entrenar en Mareo, una circunstancia que el entorno del jugador ha agradecido y valorado.

Con el objetivo de volver listo para competir, Uros elaboró un plan de trabajo específico -y duro- para regresar al inicio de pretemporada, marcada para el 8 de julio. De los treinta día de descanso permitidos por el club, el serbio ha reducido los tiempos de reposo a la mitad: dos semanas. Desde su aterrizaje en Obrenovac, poco después de finalizar la competición, Djurdjevic pasó quince días en reposo, sin hacer deporte y mimando al límite la dieta con controles continuos de peso para no.

Tras dos semanas de reposo completo, 'Djuka' se alistó junto a algunos de los profesionales más cualificados de Serbia que le diseñaron un programa de entrenamientos muy exigente que le ha ocupado las mañana y las tardes de sus últimas dos semanas de descanso. Treinta entrenamientos en quince días con jornadas intensas y dobles sesiones: por la mañana, sesiones físicas en Belgrado y, por la tarde, ejercicios con balón, afinando puntería en Obrenovac.

Dobles sesiones

A primera hora de cada mañana, tras desayunar, Djurdjevic, a veces acompañado de su padre, recorría los cuarenta minutos en coche desde su residencia de Obrenovac hasta Belgrado. En la capital serbia, el delantero realizaba sesiones físicas de máxima exigencia junto al 'profesor' Aleksandar Stajkovac, uno de los expertos más contrastados en preparación física deportiva del país. Stajkovac es una personalidad en Serbia.

Hace tres años, estuvo una semana en el Cerro del Espino, ciudad deportiva del Atlético de Madrid, para tomar nota de los métodos del 'Profe Ortega', el popular preparador físico de Simeone. Stajkovac posee una trayectoria muy dilatada en los entrenamientos personales de los futbolistas. Ha formado parte, entre otros clubes, del cuerpo técnico del Estrella Roja y, sin ir más lejos, ha preparado al exjugador rojiblanco Dejan Lekic. Estas dos últimas semanas, Djurdjevic ha estado entrenando en el complejo deportivo 'Olimp', uno de los centros más valorados de Belgrado.

El 'método Stajkovac' consta de sesiones de una hora y media de trabajo. A primera hora de la mañana, en las instalaciones deportivas del gimnasio, siempre controlado por Stajkovac y, después, en la pista de atletismo anexa a las instalaciones del centro deportivo 'Olimp', con sesiones explosivas de velocidad.

Al finalizar los entrenamientos en el centro deportivo 'Olimp' de la capital serbia, 'Djuka' regresaba en coche a Obrenovac. Paraba una hora para comer y por la tarde, aguantando el calor -en ocasiones cercano a los cuarenta grados-, realizaba ejercicios con balón en un campo instalado en Veliko Polje, muy cerca de la 'fortaleza' de los Djurdjevic. Las sesiones en el verde del 'Veliko Polje', siempre por la tarde, tenían la misma duración que las físicas: una hora y media y estaban supervisadas por el exdelantero Branko Rasic, muy exigente.

En los campos de Obrenovac, Rasic, un hombre de la máxima confianza de los Djurdjevic, se encargaba de dirigir las sesiones con balón, sobre todo ensayando disparos a portería para afinar la precisión y la eficacia goleadora de un jugador dispuesto a todo para triunfar.