La escalada tropieza en la misma piedra

La escalada tropieza en la misma piedra
Álvaro Jiménez dispara ante la oposición de Juan Rodríguez y bajo la mirada de Alegría y José Alberto. / ARNALDO GARCÍA

El Sporting, separado por tres triunfos del 'play off', es el quinto equipo con peores números de 2019

IVÁN ÁLVAREZ

El naufragio en Canarias acentuó la zozobra del Sporting, varado en tierra de nadie dentro de la navegación desnortada en la que ha convertido su temporada. Obligado a capitular por tercera vez en las cuatro últimas semanas, el conjunto rojiblanco ha visto crecer la brecha que le separa de la primera mitad de la clasificación y le ha empujado a una delicada situación que exige una escalada colosal para poder enmendarla al final del campeonato liguero.

La bocanada de aire fresco propiciada por el relevo en el banquillo se ha diluido en el casillero con la llegada de 2019, un año iniciado con la primera derrota de la temporada en El Molinón, que ha dejado de ser territorio vedado para el foráneo. El equipo gijonés ha pasado a ser el anfitrión que menos réditos saca de su feudo tras la tregua competitiva navideña, con solo un triunfo en cuatro envites. Del otrora fortín sportinguista han volado los últimos seis puntos en disputa, recolectados por Deportivo y Osasuna, dos integrantes de un quinteto de cabeza que se difumina en la retina rojiblanca por la mayúscula remontada que debería completar para neutralizar los catorce puntos que le separan de él.

Hasta los nueve puntos se disparó con el cierre de la vigesimosexta jornada la desventaja con el sexto clasificado, el Oviedo. El conjunto carbayón, además cuenta actualmente con la ventaja extra de la diferencia de goles particular tras imponerse en el derbi asturiano, en una de las muestras de la endeblez sportinguista en los duelos directos ante aspirantes al salto de categoría.

Más Sporting

Desinflado en el cuerpo a cuerpo, la derrota del domingo en Las Palmas, donde José Alberto López perdió su etiqueta de invicto a domicilio en Segunda, fue la séptima ocasión en la que el Sporting terminó noqueado por uno de los integrantes de los once primeros puestos. Los gijoneses, relegados a la duodécima plaza, solo han conseguido vencer a cuatro de los once equipos que le superan en la tabla en los quince duelos que han librado esta temporada frente a ellos, con un escaso bagaje de 16 puntos sobre los 45 en disputa.

El gol en el tiempo de prolongación de Álvaro Traver en la contienda de Los Cármenes para teñir de victoria el debut de José Alberto fue el único botín de forma triple ante los adversarios que integran actualmente el sexteto de cabeza. Una losa demasiado pesada con la que cargar en una carrera a contrarreloj en la que planea el fantasma de la ansiedad cada vez que el sendero competitivo les presenta la oportunidad de dar un impulso a la persecución, como han tenido y no han logrado aprovechar en sus dos últimas citas a orillas del Piles.

Seis puntos menos

El director deportivo, Miguel Torrecilla, aludió al paralelismo con la situación clasificatoria del equipo el pasado año a estas alturas para defender que se contaba con margen para revertir la situación, pero apenas cinco días más tarde de sus palabras el panorama es más oscuro del trazado. Con la sexta posición un punto más cara que en el anterior curso, los rojiblancos cuentan con 33 por los 39 sumados en las 26 primeras jornadas de la campaña 2017-2018 y actualmente se encuentran tres puestos más abajo. El Valladolid, señalado por su ascenso como un espejo en el que guiarse para enmendar en el tramo final la irregularidad de los dos primeros tercios de campeonato, contaba en su casillero con seis puntos más de los que han logrado sumar hasta la fecha los gijoneses.

Desinflado en el último mes y medio de competición, en el que solo ha podido sumar siete puntos en el mismo número de encuentros disputados, el conjunto rojiblanco ha retrocedido presa de las urgencias, que contribuyen a convertir sus enfrentamientos en una suerte de ruleta rusa en la que se ve lastrado por la pólvora mojada. A pesar de que es uno de los cinco equipos de la categoría que más rematan a portería (tras Córdoba, Zaragoza, Deportivo y Mallorca), es tras el Alcorcón el que menos dianas ha celebrado de los doce primeros clasificados. En Las Palmas acusó su falta de colmillo en los metros finales para castigar las dudas de la zaga canaria y por segunda vez esta temporada enlazó dos encuentros sin perforar la portería adversaria.

Una falta de pegada que no contribuye a solventar un entramado defensivo que el pasado domingo en el Estadio de Gran Canaria concedió una docena de remates, cinco de ellos a puerta. Por lesiones o sanciones, José Alberto se ha visto obligado a retocar la zaga en las tres últimas semanas y su equipo solo tapió su portería en uno de los siete choques disputados en 2019. Erráticos en las áreas, penalizados por esa falta de contundencia ofensiva y defensiva, para no sufrir un final de campaña insulso respecto a sus metas y a la gresca con una afición desencantada los rojiblancos iniciarán el arduo camino para tratar de enderezar su rumbo este domingo a mediodía, con el tercer choque de la temporada ante el Rayo Majadahonda para intentar compensar los puntos perdidos ante los escollos que le superan en altitud.

Síguenos en: