La dudas en la zaga alteran la hoja de ruta de Torrecilla

La dudas en la zaga alteran la hoja de ruta de Torrecilla
Torrecilla da la mano al central Peybernes. / A. GARCÍA

La inminente salida de Barba a Italia, la incógnita de Babin y el posible fichaje de Álex Pérez por el Málaga llenan de interrogantes el futuro de la defensa rojiblanca

ANDRÉS MAESEMELGAÇO.

«La llegada de Mathieu puede provocar la salida de algún otro jugador». No le falta razón a Miguel Torrecilla cuando deja abierta la puerta de salida a varios jugadores de la actual plantilla. El director deportivo presentó ayer a su quinta incorporación. Mathieu Peybernet, un central diestro que según el salmantino puede actuar tanto en la derecha como en la izquierda.

No vendrá mal la polivalencia del francés teniendo en cuenta las dificultades que, supuestamente, tendrá Miguel Torrecilla para cerrar la confección de la plantilla. El primer problema que asoma es la inminente salida de Federico Barba, que si bien está en la concentración del equipo en Portugal, espera la confirmación de su agente para hacer las maletas con billete de vuelta a su país.

La marcha del central parece inminente. El futbolista quiere regresar a Italia y así se lo ha hecho saber a los dirigentes rojiblancos. Lo hizo el miércoles justo antes de partir con la expedición a León. Desde entonces, vio el partido ante la Cultural desde la grada y ni siquiera se dejó ver en la sesión matinal del equipo en tierras leonesas. Debido, según el parte médico, a unas molestias que arrastra en su rodilla derecha.

Más Sporting

El Sporting se remite a su cláusula. «Tenemos oferta firme por Barba, pero ¿quién dice que no la tengamos por otro jugador? Tenemos que tener la tranquilidad de saber que hemos contratado a un buen defensa central, con experiencia, y eso nos hace estar muy tranquilos», comentó Torrecilla. Tres millones de euros a los que estaría muy cerca de llegar uno de los clubes del Calcio que se han interesado por sumarle a su proyecto. El jugador, incluso, podría renunciar a cobrar parte de sus emolumentos para facilitar la operación. El equipo perderá así a uno de sus mejores efectivos atrás.

Otro defensa que también gozó de protagonismo la pasada temporada podría decir adiós al Sporting. El Málaga quiere a Álex Pérez. Caminero lo conoce de la etapa en Valladolid del central madrileño y el técnico gijonés Juan Ramón Muñiz no ve con malos ojos esta apuesta.

«La idea es que salga un jugador de esa posición (central), pero ya lo decidiremos con el transcurso del mercado. Aún quedan muchos días, que seguro van a ser muy entretenidos», subrayó el máximo responsable de la parcela deportiva, que a la vista de los acontecimientos puede que tenga que buscar más alternativas para el centro de la zaga ante la posibilidad de perder a los centrales titulares de la pasada campaña.

El tercero en discordia es Babin. El rojiblanco espera por una oferta que le agrade. Mientras tanto, participa como uno más en la pretemporada del Sporting, donde está siendo de los mejores. En este aspecto, el discurso del director deportivo fue muy diferente al de la pasada pretemporada. «Me gustaría que continúe, pero es que me hubiera gustado que no hubiera salido. Le queda un año más de contrato y nos gustaría que lo cumpliera», zanjó a preguntas de los medios.

Unas palabras que se asemejan a las de Rubén Baraja. Así, Babin cuenta con la confianza tanto de Torrecilla como de su entrenador. Motivos más que suficientes para que se quede en el Sporting. Pero tan solo él sabe si continuará en Gijón o no. De ser negativa su respuesta, el muro rojiblanco quedará debilitado. Un hecho preocupante a falta de dos semanas para el inicio de la Liga.

Pero la línea defensiva no es la única zona a la que le urgen refuerzos. El centro del campo necesita una incorporación más. Así lo anunció Rubén Baraja hace unos días: «Espero que llegue un jugador importante en la posición de Sergio». Un mensaje claro y sencillo.

El apartado ofensivo comienza a ser preocupante. El Sporting está sin delanteros y urge encontrar a dos futbolistas que marquen las diferencias. Además, un hombre para la banda izquierda, e incluso un lateral izquierdo más, cerrarían un equipo al que le faltan los pilares básicos para convertirse en un grupo competitivo.

Síguenos en:

 

Fotos

Vídeos