«Si la FIFA no actúa será cómplice de racismo»

Isaac Cofie, sentado en uno de los banquillos del campo número 2 de Mareo / ARNALDO GARCÍA
Isaac Cofie, sentado en uno de los banquillos del campo número 2 de Mareo / ARNALDO GARCÍA

«No se por qué no se terminan de ejecutar las medidas necesarias para evitar estas conductas. Lo que dijo Bonucci está fuera de lugar»

ANDRÉS MENÉNDEZ GIJÓN.

La sonrisa del africano desaparece cuando la irrupción del racismo en el fútbol entra en escena. No es cuestión de broma.

-El racismo no ha desaparecido del fútbol y se siguen repitiendo episodios lamentables.

-Personalmente nunca he sufrido gritos racistas, pero he visto a mis hermanos de color aguantando todo tipo de insultos y faltas de respeto. No se puede tolerar. Todos, no solo los jugadores de color, tenemos que hacer algo para detener el racismo. Hay que actuar, no vale con hablar. Las palabras no sirven para nada.

-Moise Kean, jugador de la Juventus, desafió a los Ultras del Cagliari tras recibir gritos racistas. Pero Bonucci, su compañero, censuró su comportamiento y dijo que la culpa era de Kean.

-No comparto para nada las palabras de Bonucci. Me dejó un poco desilusionado. Todos saben que es un jugador muy importante y que es ejemplo para todos los juveniles y de mucha gente joven. Lo que dijo está absolutamente fuera de lugar. No se puede tolerar ese tipo de actitud.

-¿Qué medidas sugiere para combatir el racismo?

-Realmente solo la FIFA puede combatirlo. Ellos sí que tienen la capacidad para acabar con todo esto. Todos debemos hacer algo más, pero la FIFA tiene la fuerza necesaria. No sé por qué no terminan de ejecutar las medidas que deberían. No lo entiendo. La guerra contra el racismo es una batalla diaria. No podemos ganar ni en un día ni tampoco en un mes. Con medidas ejemplares y suspensiones sí se podrían paliar de verdad. ¿Podría hablar en inglés? (Cambia de idioma). Creo que es un tema lo suficientemente importante como para explicarme bien. Me siento más cómodo haciéndolo en inglés.

-Claro, adelante.

-(Empieza). La FIFA tiene que ser más severa y estricta con el racismo. Lo que no se puede tolerar es que haya un solo comportamiento racista en el campo. Con un solo comportamiento erróneo, ya es un desastre. Cuando un aficionado, aunque sea una vez, profiere un cántico racista, tiene que ser cortado de raíz por parte de todos. No se pueden tener contemplaciones con algo tan grave. Si la FIFA no actúa con fuerza, será cómplice de racismo.