El filial busca nuevo entrenador

Manolo Sánchez Murias, al fondo, observa desde el banquillo una internada de Pelayo Morilla cortada por un defensa del Tuledano. /  A. GARCÍA
Manolo Sánchez Murias, al fondo, observa desde el banquillo una internada de Pelayo Morilla cortada por un defensa del Tuledano. / A. GARCÍA

El técnico gijonés se despedirá de su segunda etapa al frente del Sporting B en el partido del domingo ante el Amorebieta Manolo Sánchez volverá a su cometido al frente de Mareo tras el final del curso

J. BARRIO GIJÓN.

El Sporting ya trabaja en la planificación de la próxima temporada a todos los niveles, no solo en el primer equipo. Una de las decisiones que está pendiente de oficializar será la vuelta de Manolo Sánchez Murias a su cometido en exclusiva al frente de la Escuela de Mareo. El técnico gijonés completó un extraordinario final de temporada con el filial, enderezando una dinámica muy peligrosa para lograr cinco victorias, dos empates y una sola derrota, abrazando la permanencia con antelación y dejando al segundo equipo en una confortable zona media de la tabla.

En Mareo se valora de forma muy positiva el trabajo realizado por Manolo Sánchez, pero también la dificultad de compaginar su trabajo al frente de la Escuela de Mareo, llevando la coordinación de todos los equipos de categorías inferiores, con la exigencia del banquillo del filial. En ese sentido, ante la delicada situación del Sporting B y la necesidad de buscar un estímulo de emergencia, en esta segunda parte de la temporada desempeñó las dos funciones.

Tras un análisis, se llegó a la conclusión de que ahora lo mejor es que regrese a su cometido en exclusiva al frente de Mareo, donde lleva desde septiembre de 2013. El exfutbolista, que dirigió al primer equipo rojiblanco en la temporada 2012-2013, se despedirá de esta segunda etapa en el banquillo del filial en el partido de este domingo en Mareo frente al Amorebieta, con la aspiración de poder alcanzar la octava plaza con un triunfo ante el equipo vasco.

Análisis y decisión

A partir de ahí, tanto Miguel Torrecilla, director deportivo del Sporting, como Manolo Sánchez Murias, analizarán distintos perfiles y decidirán quién será el nuevo técnico del filial. En principio, la intención del club es que sea un entrenador que conozca la casa y que tenga cierta proyección. Aunque todavía no hay una decisión tomada, Sergio Sánchez, Samuel Baños -actual entrenador del Lealtad, con el que lucha por ser campeón de Tercera- y Caco Morán, son técnicos bien considerados en Mareo, que tiene en su estructura al primero y al tercero.