«Somos uno de los filiales más jóvenes, estos jugadores son el futuro del Sporting»

Manolo Sánchez Murias, en las instalaciones de Mareo./JORGE PETEIRO
Manolo Sánchez Murias, en las instalaciones de Mareo. / JORGE PETEIRO

«Hay sitios muy buenos para ser futbolista, pero pocos como Mareo para poder crecer y acercarse al primer equipo»

IVÁN ÁLVAREZ DEPORTES.CO@ELCOMERCIO.ESGIJÓN.

Manolo Sánchez Murias (Gijón, 1976) abre para EL COMERCIO la puerta de su despacho en Mareo tras imprimir velocidad de crucero a los mandos del Sporting B. De la sombra de la zona de descenso que acechó su estreno en el banquillo el pasado 24 de marzo se ha pasado a la consecución de una permanencia holgada, gracias a los quince puntos cosechados en seis duelos. Brillantes números que valora, pero enmarca ya en el pasado, un tiempo verbal poco conjugado por quien gestiona con mimo el futuro del club a través de su talento en ciernes.

-¿Le costó mucho tomar la decisión de regresar a los banquillos?

-En el fútbol hay que estar preparado para lo que te va a deparar. Me costó, sabía que era un momento importante para el club, que se estaban haciendo bien las cosas y faltaba ese 'punch'. Había una responsabilidad ante una situación que era un poco complicada, pero creía en el trabajo que se venía haciendo y en los futbolistas, a los que conozco muy bien. Este equipo es un exponente del trabajo de Mareo. La implicación y el talento que hay poco a poco iban a salir y se iba a reflejar en los resultados.

-¿Le ha picado de lleno el gusanillo del banquillo para continuar la próxima temporada?

-Uno se debe al club y a su proyecto. Más allá de eso, vivo el presente y entiendo que tengo un compromiso con el trabajo de Mareo. En su momento asumí un papel de entrenador y más allá de eso nos quedan tres partidos, que son importantes y hay que darles valor porque hay que seguir creciendo como equipo y a nivel individual, que es una de las finalidades que me marqué cuando cogí el equipo.

-Esa ambición que busca imprimir la mostró en el banquillo. Precoz con el Racing de Ferrol y el Sporting, no le tembló el pulso para regresar en un contexto delicado.

-En este club queremos formar jugadores y siempre hay que estar preparado para cuando llega el momento. Estamos en una casa en la que las oportunidades llegan y cuando lo hacen hay que demostrarlo. Me agarro a eso. Cuando uno quiere aprovecharlas tiene que ser a través de su preparación, su capacidad de trabajo y su compromiso. En eso es en lo que creo.

-Es una de las grandes demandas del sportinguismo. ¿Hay mimbres para volver a ver una primera plantilla con mayoría de canteranos?

-Creo en la filosofía de club de cantera y hay datos que confirman esa confianza en el jugador de Mareo. Somos uno de los filiales más jóvenes de la categoría, con chicos juveniles que están rindiendo, y jugadores que hemos incorporado de fuera con una visión de completar su formación. Estos jugadores son el futuro del Sporting, porque a día de hoy lo están demostrando.

-¿Ha encontrado mucho cambio entre el Sporting B en el que era jugador y el actual?

-No creo que haya mucha diferencia. Los sitios hay que mirarlos por su trayectoria y la de Mareo es muy importante. He tenido la fortuna de conocer lo que se hacía desde mi etapa en juveniles y tiene un prestigio construido en el día a día. Hoy sigue siendo un sitio de referencia en el campo de la formación.

-El pasado verano hubo un cambio notable en la plantilla del filial. ¿Volverá a haber una remodelación tan grande?

-Hay gente de abajo que viene con ganas, en Bilbao había dos juveniles. En nuestra dinámica hay otros dos como Gaspar y Guille. Por abajo tenemos a un División de Honor que lleva varios años metiéndose en la Copa del Rey. Siempre hay retoques porque en los filiales es así, pero entendiendo que hay una base muy importante de jugadores para seguir creciendo y constituyendo una parte importante de ese equipo.

-Recorrió muchos kilómetros por Europa. ¿Qué se puede extrapolar de grandes viveros como el del Ajax?

-Mucha gente viene también a ver lo que hacemos y eso es algo que nos reconforta, pero también tenemos que estar abiertos a salir, ver, y poder traer ideas de fuera. El Ajax es un ejemplo de fútbol de formación y hay cosas importables. Si algo aprendes de ellos es lo que tiene que ver en el pensamiento constante a la hora de mejorar sus procesos en la formación y su aprovechamiento de figuras emblemáticas del club. Es algo que nosotros hemos tenido en su momento con Joaquín, Ablanedo, Cundi, Jiménez, Abelardo como entrenador del primer equipo... Han compartido espacio en algún entrenamiento con los chicos y ese es un aspecto positivo que tenemos.

-¿Cuesta más retener el talento con la entrada en escena de clubes internacionales?

-Cada vez hay más miradas alrededor del jugador, los entornos son más complicados y hay mucha gente moviéndose en el mundo del fútbol. El ámbito ya no es España, puede ser Europa. Ahí me gustaría resaltar el esfuerzo del club, el de nuestro presidente, fidelizando con un programa de becas para hacer un vínculo especial con nuestros futbolistas. Es un mensaje de implicación con una filosofía a la hora de formar el talento.

-Ante los cantos de sirena entrará la labor de persuasión para mostrar la conveniencia de seguir aquí.

-Hay sitios muy buenos para ser futbolista, pero estamos en uno privilegiado para que el futbolista con condiciones pueda tener un itinerario hacia el primer equipo. Hay muy pocos sitios como Mareo para poder crecer y acercarse al primer equipo. Entre otras cosas por filosofía y por entorno, hasta el ambiente nos lo pide.

Más información