Babin: «Los árbitros nos tienen que tener más respeto»

El central rojiblanco Babin, indignado, al término del encuentro en El Molinón. / ARNALDO GARCÍA

«Parece que somos el Valdemoro y este es un club grande de España, somos el Sporting de Gijón», comentó el central francés

ANDRÉS MAESE GIJÓN.

Nadie quiso hablar de los árbitros menos Babin. A excepción del internacional martiniqueño, los jugadores que salieron del vestuario evitaron valorar la labor del colegiado en el Sporting - Numancia. «A mí el gol me pilló de espaldas, pero no quiero comentar nada al respecto», explicó Álex Pérez en los pasillos del estadio.

A diferencia de su compañero en el eje de la zaga, el central de Martinica abandonó el estadio muy cabreado con la actuación de Trujillo Suárez y sus asistentes. «¿El arbitraje? Parece que somos el Valdemoro y este es un club grande de España», aseguró el defensa, que también solicitó «más respeto porque somos el Sporting de Gijón».

Las quejas del rojiblanco llegan por el gol de Numancia, que subió al marcador sin que el asistente levantara el banderín por fuera de juego. «Es un tanto dudoso», afirmó el futbolista, que considera que Villalba estaba adelantado cuando marcó el empate que le dio un punto al cuadro soriano en El Molinón. El único jugador que pudo romper la situación antirreglamentaria fue Nacho Méndez, pero en la repetición se ve cómo el canterano no habilita al futbolista del cuadro numantino. Un hecho que llevó a la desesperación a la afición sportinguista.

El encuentro concluyó en tablas, un resultado que no dejó satisfechos a los hombres de Rubén Baraja. «Siempre da rabia empatar en casa porque cuando juguemos en casa tenemos que conseguir la victoria», explicó Álex Pérez. Para el central, pareja de Babin en la retaguardia rojiblanca, el equipo «terminó el encuentro con ambición y sin nerviosismo». Una lectura del choque que distó mucho de la de Nacho Méndez, que ayer actuó por delante de la defensa para sustituir al sancionado Cofie.

El canterano, que fue de menos a más al igual que el resto de rojiblancos, admitió que «tuvimos que cerrar el partido una vez que marcamos el primer gol». Un hecho que no se pudo llevar a cabo en la segunda parte pese a que Baraja alineó a dos delanteros en el tramo final del encuentro. Además, el mediocentro también comentó que «en el descanso llegamos cabreados por la actuación arbitral». En el vestuario se trató el error arbitral en el gol del empate.

El paso de los minutos con el empate en el marcador no ayudó al Sporting, tal y como aseguró el joven luanquín. «Con la presión de la afición nos precipitamos». Un nerviosismo que propició que el equipo fuera más impreciso de lo habitual y perdiera balones con cierta facilidad a la hora de generar juego.

Otro de los hombres que estrenó titularidad en el Sporting, además de Robin Lod, fue Cristian Salvador. Pese a que todas las quinielas apuntaban a que el zamorano iba a ser el sustituto de Cofie, el futbolista actuó por delante de Nacho Méndez y junto a André Sousa. Además, Baraja no le sustituyó, por lo que terminó el choque a pesar de las molestias musculares con las que concluyó el partido copero del jueves.

«Me voy muy feliz por haber jugado, aunque algo fastidiado porque empatamos», aseguró el centrocampista. No quiso subirse a su vehículo particular sin hacer mención a la afición del Sporting. «Este estadio es de Primera División, fue increíble cómo nos animaron desde el principio hasta el final», subrayó.

Al igual que la mayor parte de sus compañeros, declinó hacer declaraciones sobre el colegiado porque considera que «tienen un trabajo bastante complicado». Estuvo correcto en sus palabras, sin juzgar una labor arbitral que generó un notable enfado en la afición rojiblanca, un malestar verbalizado por Babin.

Más Sporting

Síguenos en:

 

Fotos

Vídeos