«Me gustaría quedarme»

Álex Alegría, el martes, se retira al vestuario. /  ARNALDO GARCÍA
Álex Alegría, el martes, se retira al vestuario. / ARNALDO GARCÍA

«El Sporting sería mi primera opción. Aquí me he vuelto a sentir futbolista», asegura Álex Alegría

J. BARRIO GIJÓN.

Dolorido por un golpe en la cadera que le había dejado huella, Álex Alegría no asomó ayer en ningún momento por la puerta del vestuario. Permaneció en el gimnasio, trabajando, aunque se alistó para la penúltima jornada del Sporting. «Supongo que mañana -por hoy- ya estaré con el grupo», tranquilizaba el delantero de Plasencia, que buscaba sus alicientes para el desenlace del curso: «Hay que ganar los dos partidos que nos quedan y terminar bien con la afición, que se lo merece». Lamentaba en todo caso que «deseaba llegar con vida al final», pero prometía no bajar los brazos en lo suyo, con tres goles embolsados y un cuarto que le birló el acta en el derbi: «Iré a por todas para conseguir el objetivo de los goles que me marqué. Dije que siete era un buen número».

Su futuro, con el final de la cesión a la vuelta de la esquina y una opción de compra de un millón de euros inviable en Segunda, tuvo mucho peso en su intervención. «El Betis es el que manda sobre mí, el que tiene todas las opciones de decir si me quedo o me marcho. Aquí estoy contento, pero dependo del Betis», explicó en un principio.

Sí que expresó, con ese matiz, su deseo de continuar. «Estoy muy a gusto, mi familia también. Y sí, me gustaría quedarme. Habría que hablarlo con el club y a ver qué pasa», concedió, priorizando la opción del Sporting sobre cualquier otra ante el inminente final del campeonato, que le devolverá al Betis: «¿Si sería mi prioridad? Sí. Lo que miro siempre es estar bien en un sitio y esta sería la primera opción».

A renglón seguido explicó que, tras un año y medio complicado, en Gijón se había reencontrado con el fútbol: «Aquí me he vuelto a sentir futbolista y he visto que puedo conseguir los objetivos que me marcaba, sobre todo que estoy bien de la lesión, que mucha gente tenía todavía esa duda». Cualquier resolución, en todo caso, la aplazó hasta una reunión que mantendrá con Miguel Torrecilla al término de la temporada, en la que se ha sentido cómodo con la compañía de Djurdjevic: «Él me viene muy bien y yo a él».