«Sería imposible no recordarlo»

Los asistentes a la misa en recuerdo de Tati Valdés, dentro de la iglesia de San Pedro. / DAMIÁN ARIENZA
Los asistentes a la misa en recuerdo de Tati Valdés, dentro de la iglesia de San Pedro. / DAMIÁN ARIENZA

Cerca de dos centenares de personas asistieron a la emotiva misa en memoria de Tati Valdés, fallecido hace diez años

DANI BUSTO

Cuando se les pregunta por Tati Valdés, todos, amigos y excompañeros sobre el terreno de juego, sienten todavía cierta emoción, nostalgia y tristeza. También sonríen porque los recuerdos que les quedan son muy buenos. Diez años se cumplieron ayer desde el fallecimiento de la 'Maquinona'. Centrocampista del Sporting durante las décadas de los 60 y los 70 y posterior técnico en Mareo.

En su memoria, cerca de dos centenares de personas recordaron la figura de Tati Valdés en una misa muy emotiva organizada por un grupo de personas cercanas a él, en la iglesia parroquial de San Pedro Apóstol, y en la que participó la familia del exjugador mierense. Exfutbolistas de distintas épocas y también directivos, técnicos y empleados del club rojiblanco acudieron a la misa, en la que intervino el párroco del Sporting, Fernando Fueyo. Instantes antes de entrar a la iglesia, Joaquín Alonso, presidente de los veteranos, recordó que Tati Valdés, con quien coincidió en la segunda mitad de los años 70, era «muy especial». «Te ayudaba a mejorar y constantemente te estaba apoyando», afirmó Joaquín.

En el plano más personal, Joaquín señaló que Tati Valdés fue «un jugador importante en el club por su compañerismo, por su forma de ser y de participar en el día a día, algo que hace que sea imposible no recordarlo».

Por su parte, José Manuel Díaz Novoa, quien convivió con Valdés durante varias temporadas en el cuerpo técnico del Sporting, indicó que «fue siempre un apoyo, éramos como una gran familia y jamás tuvimos una discusión».

A las puertas de la iglesia de San Pedro, también Churruca recordó a la 'Maquinona', ambos compañeros del primer equipo durante nueve temporadas. «Como persona, excelente. Y como futbolista, ejercía de líder. Hay que recordarle por cuanto más tiempo se pueda», aseguró el exfutbolista.

La lista de asistentes fue muy extensa. Por parte del Sporting acudieron Manolo Sánchez Murias, José María Acebal, Fernando Losada y José Luis Rubiera. Entre los veteranos se dejaron ver Megido, Churruca, Alonso, Echevarría, Montes, Pocholo, Puente, Jiménez, Cundi, Lavandera, Mino, David, Juanma, Medina, Lozano, García Cuervo, Ciriaco, Redondo y Lozano.

Entre los antiguos directivos del club estuvieron Luis Mitre, Ángel García Flórez, José Carlos Alegría, Daniel Pinín, Enrique Pendás, Tino Fano, José Antonio Nieto y Carlos Ruiz, y como empleados y antiguos empleados, Alfonso Llera, Juan Díaz Zarracina y Loza.

Además, asistieron numerosos amigos y allegados a Tati Valdés, como José María González, presidente del consejo de administración de El COMERCIO; Julio Maese, exdirector general de este diario; José Antonio Rodríguez Canal, exdirector adjunto; el exfutbolista del Oviedo Vicente; los cantantes Víctor Manuel y Cholo Juvacho, y Mari Nieves y Raquel, las viudas de Quini y José Manuel, con quienes Tati Valdés tenía una gran amistad.