Intensidad en la vuelta al trabajo

Intensidad en la vuelta al trabajo
Djurdjevic se resiente de un golpe en su pierna. / ARNALDO GARCÍA

El primer equipo se enfrentó al filial en el regreso a los entrenamientos del equipo de José Alberto

A. MAESE GIJÓN.

José Alberto López no pudo contar con la totalidad de la plantilla para dirigir ayer la sesión matinal que se completó en Mareo bajo la lluvia. El preparador ofreció descanso a los jugadores que más minutos disputaron ante el Valencia el martes, por lo que optó por un partido de entrenamiento ante el filial rojiblanco.

El escenario elegido para dicho encuentro fue el campo número uno de las instalaciones rojiblancas. José Alberto, con gorra roja, siguió la sesión desde el mismo terreno de juego, como si se tratara del árbitro. No quiso perder detalle alguno del choque.

El preparador empleó dos sistemas diferentes durante la mañana. En la primera parte apostó por un 4-3-3, en el que Robin Lod actuó por la banda izquierda, Carmona por la derecha y Djurdjevic fue la referencia ofensiva. El finlandés fue la gran novedad de la sesión. Se encuentra en la recta final de su recuperación y pudo completar una parte del trabajo al mismo ritmo que sus compañeros. Se espera que el centrocampista reciba el alta médica en los próximos días. Incluso, no es descartable que esté disponible para el partido del sábado ante el Albacete (16 horas, Carlos Belmonte).

Más Sporting

Las ausencias de la sesión llevaron a José Alberto a citar a Grageja y Zalaya, del filial, para que completaran el once elegido por el preparador. Estos dos futbolistas se sumaron a Neftali y Christian Joel, que lució un nuevo 'look', con el pelo rapado y teñido de rubio, como representación del segundo equipo.

El choque estuvo marcado por la intensidad, por momentos excesiva, en las acciones con el balón dividido. El ansia de los hombres de Isma Piñera terminaron por desquiciar tanto a Djurdjevic como a Nick Blackman, que no entendieron el 'hambre' de los más jóvenes.

El único tanto que se vio en Mareo llevó la firma del jugador del filial Gorka Santamaría, pero no subió al marcador. Durante el resto del ensayo, los centrocampistas llevaron el peso del partido, pero sin llegar a generar peligro en ninguna de las dos áreas.

En la segunda mitad, José Alberto alineó a sus dos delanteros. Blackman y Djurjdevic volvieron a compartir la delantera rojiblanca, pero no gozaron de ocasiones para prolongar su racha goleadora. Tanto el serbio como el inglés marcaron un gol cada uno en los dos últimos encuentros que disputó el cuadro gijonés. La intención del técnico asturiano es que continúe la buena dinámica de sus arietes.

 

Fotos

Vídeos