Sporting

Javi Fuego apuesta al Sporting

En la fila de arriba, desde la izquierda, Pablo Caso, Iván Hernández, Canella, Juan Pablo y Pablo del Fueyo. En el centro, Pablo Álvarez, Abelardo, Gerardo Ruiz, Tomás, Juan Maribona, Diego Lobelle, Mariño, Juan Muñiz, José Luis Rubiera, Antonio Maestro, David González, Ciriaco Cano e Iñaki Tejada. Agachados, Javi Fuego, Pablo Pérez y Juan Cachero. / E. C.
En la fila de arriba, desde la izquierda, Pablo Caso, Iván Hernández, Canella, Juan Pablo y Pablo del Fueyo. En el centro, Pablo Álvarez, Abelardo, Gerardo Ruiz, Tomás, Juan Maribona, Diego Lobelle, Mariño, Juan Muñiz, José Luis Rubiera, Antonio Maestro, David González, Ciriaco Cano e Iñaki Tejada. Agachados, Javi Fuego, Pablo Pérez y Juan Cachero. / E. C.

Está decidido a volver a Mareo y su agente se reunirá la semana que viene con el Villarreal | El jugador ya ha dado el visto bueno a su regreso, bendecido por todo el club, pendiente del acuerdo con el 'submarino amarillo'

JAVIER BARRIOGIJÓN.

El Sporting mira hacia la próxima semana en su ambición de incorporar a Javi Fuego, un futbolista que marcará la confección del proyecto en muchos aspectos si se consuma la operación. Nadie tiene dudas en Mareo sobre la idoneidad de recuperar a este jugador. Tampoco el propio centrocampista, que se encuentra de vacaciones en Asturias y está muy ilusionado con la idea de regresar al Sporting, sobre todo si se arma un proyecto ambicioso y con un espíritu autóctono. Fuentes de la negociación consultadas confían en que la operación pueda cerrarse por la obstinación del mediocentro, pero hay cierto respeto por el año de vinculación que le resta con el Villarreal, lo que de momento frena el cierre de la gestión.

Con todo, el futbolista, de 35 años, ya ha dado el sí al Sporting, en una operación en la que se está implicando de forma personal el presidente Javier Fernández y el propio José Alberto, además de Miguel Torrecilla, incluidos exfutbolistas rojiblancos. La base temporal del contrato podría ser de dos temporadas con opción a una tercera. Pero la resolución de esta operación y cualquier otro detalle está supeditado a la rescisión de contrato con el Villarreal. La próxima semana, en ese sentido, está previsto un contacto de Eugenio Botas, quien mantiene una buena relación Fernando Roig, con el 'submarino amarillo' para tratar de avanzar y resolver esa rescisión contractual, con diferencias económicas entre las partes.

El convencimiento de Javi Fuego llega hasta el punto de que en las últimas semanas algún club de Primera (recién ascendido) le habría tanteado. La prioridad del poleso, no obstante, es volver al Sporting y cerrar su carrera en casa. Nadie tiene dudas de su rendimiento, si le respetan las lesiones, valorando su altísima resistencia física y su conocimiento de la competición. A eso se añade el hecho de que el centro del campo del Sporting está monopolizado por futbolistas jóvenes, con Cristian (24 años), Nacho Méndez (21), Pedro Díaz (21) y Gragera (19), con Cofie (27) y Hernán Santana (28) como posibles salidas. Y que desde el club hay un consenso en torno a la necesidad de incorporar futbolistas con personalidad y liderazgo para el vestuario. Javi Fuego encaja como un guante en lo primero, considerándole una referencia para facilitar el crecimiento de los más jóvenes, y también en lo segundo.

Desde Castellón aventuran que la operación terminará por cerrarse por varios factores, siempre pendiente de esa rescisión. Por un lado, sin participación europea en el horizonte y con una masa salarial disparada, el Villarreal se está apretando el cinturón, en lo que pesa la poca participación que ha tenido el centrocampista en el último año. Por otro lado, Javi Fuego es un futbolista muy respetado por el vestuario y el cuerpo técnico del 'submarino amarillo', y, llegado el caso, no parece que el club castellonense vaya a dificultarle la salida dentro, eso sí, de sus parámetros económicos.

Más Sporting

Mientras, el jugador participó este miércoles en una cena sorpresa a Juan Maribona, el histórico ATS de Mareo, quien se despidió del Sporting después de 41 años de carrera, primero como futbolista y, después, como técnico de los servicios médicos. El poleso compartió mesa y mantel con algunos de los que podrían ser sus futuros compañeros en el Sporting, como Diego Mariño, Canella -si acepta la oferta de renovación-, Pablo Pérez e, incluso, Iván Hernández, segundo entrenador de José Alberto López.

Peybernes y Canella

A la espera de ver qué sucede con Javi Fuego, el club mantiene su actividad en los despachos. José Alberto siguió con su dinámica de trabajo en Mareo, donde se le vio ayer por la mañana. Miguel Torrecilla, mientras, estuvo en la primera parte del día en su oficina para, en la segunda, completar un desplazamiento pendiente, sin que trascendiera más de su hoja de ruta.

El director deportivo tiene gestiones abiertas por Peybernes, planteando al Lorient la posibilidad de una segunda cesión, igual que sucede con Geraldes, aunque el club francés prefiere una venta. Lo del portugués, como confirmó el salmantino, está prácticamente descartado. A la espera está también de la respuesta de Canella, sin descartar por completo que puede continuar con un contrato de una temporada con opción a otra en función al cumplimiento de una serie de objetivos.