El regreso más deseado

Javi Fuego, durante un partido en Liga con el Villarreal ante el Real Madrid. / E. C.
Javi Fuego, durante un partido en Liga con el Villarreal ante el Real Madrid. / E. C.

Optimismo en el club ante la posibilidad de ver de nuevo a Javi Fuego de rojiblanco tras el frustrado intento de la temporada 2016-17

JOSÉ ÁNGEL GARCÍAGIJÓN.

Javi Fuego será rojiblanco en los próximos días. El fichaje, adelantado por este periódico semanas atrás, culmina un viejo anhelo en Mareo, ilusionados en ver al centrocampista poleso de vuelta en su casa. La incorporación, como se ha venido informando en los últimos días, solo está pendiente de que el representante del futbolista, Eugenio Botas, resuelva la rescisión de su contrato con el Villarreal, club con el que todavía le unía un año más de contrato.

La entidad amarilla no cuenta con el mediocentro asturiano y facilitará su salida, toda vez que su pretensión es reducir la masa salarial ante la próxima temporada.

El futbolista de 35 años, que no ha tenido apenas continuidad en las alineaciones del conjunto castellonense como consecuencia de los problemas físicos, está muy ilusionado con su posible retorno, a pesar de que ha recibido propuestas de clubes de Primera División.

El Sporting plantea un contrato de dos años, extensible a uno más en base a diversos criterios como el número de partidos disputado. Más allá de su aportación sobre el césped, el club gijonés piensa en el centrocampista como el principal cimiento sobre el que sustentar el nuevo proyecto.

Se trata de un viejo anhelo, inalcanzable hasta ahora por el contexto y la situación de la entidad. Hace varios años que se barrunta la posibilidad de recuperar a un futbolista formado desde la base en Mareo. En verano de 2016, con Abelardo en el banquillo, el Sporting hizo un intento para conseguir los servicios de un jugador que había culminado tres grandes campañas en el Valencia, asentado en el once con distintos entrenadores.

'El Pitu' se puso en contacto con el centrocampista e intentó convencerle personalmente de la importancia que tendría para un equipo, que había salvado la categoría 'in extremis' tras la victoria ante el Villarreal y la derrota del Getafe en el Villamarín. Lo cierto es que el Sporting no podía competir económicamente con las ofertas que Javi Fuego tenía encima de la mesa.

El Espanyol, dirigido entonces por Quique Sánchez Flores, apostó fuerte por el centrocampista poleso, dándole galones desde el primer minuto en un equipo que ha crecido en las últimas campañas. Ese mismo protagonismo lo tendrá también ahora en el Sporting donde, más allá de su valor futbolístico como pivote en la medular, alaban a la persona por la influencia que puede tener para las nuevas generaciones que vienen por detrás. Futbolistas como Nacho Méndez, Pedro Díaz o José Gragera tendrían en Fuego un espejo en el que mirarse dentro y fuera del campo.

«A todos nos gustaría tener aquí a un futbolista como él», reflexionó el luanquín con la temporada finalizada y ante la perspectiva que se abre en el horizonte con la llegada de un jugador superlativo que, además, ha portado el brazalete en casi todas las categorías, desde la base hasta el primer equipo.

No es extraño que su incorporación sea el primer movimiento en este proceso de 'asturianización' que el club quiere llevar a cabo a corto plazo y que puede suponer el retorno de más futbolistas surgidos de la cantera de Mareo.

Sin monedas de cambio

La llegada de Javi Fuego solo está pendiente de resolver su situación contractual con el Villarreal. En ningún caso, confirman desde el Sporting, se valora la posibilidad de ofrecer una moneda de cambio para conseguir la carta de libertad. Desde Castellón apuntan la posibilidad de que el club amarillo pretenda incluir en la operación a Moi Gómez, que tiene contrato en vigor con el club rojiblanco, tras jugar cedido en el Huesca la última campaña.

El centrocampista tiene órdenes de presentarse el día 8 junto al resto de sus compañeros en Mareo para iniciar la pretemporada, aunque su deseo no pasa precisamente por regresar a Gijón, descontento de su etapa de rojiblanco en la temporada del último descenso.

El Sporting deja abierta la puerta a la salida del futbolista, que entró en la cantera del Villarreal en su etapa de cadete, si bien se advierte de que su desvinculación no será a coste cero. A día de hoy, después de haber sido una pieza importante en el conjunto oscense, hay varios pretendientes que ansían hacerse con los servicios de un jugador que acumula tres descensos (Getafe, Sporting y Huesca) en las tres últimas campañas. El club gijonés, señalan fuentes consultadas, solo le dejará marcharse si recibe alguna oferta económica interesante.

Más

<iframe src="https://www.facebook.com/plugins/page.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fauparealsporting%2F&tabs&width=600&height=300&small_header=false&adapt_container_width=true&hide_cover=false&show_facepile=true&appId" width="600" height="300" style="border:none;overflow:hidden" scrolling="no" frameborder="0" allowTransparency="true"></iframe>