José Alberto: «El ambiente de El Molinón te pone los pelos de punta»