Sporting: José Alberto marca tendencia

José Alberto conversa con el preparador físico, Rubén Biempica, ayer en el Rico Pérez de Alicante. / P. MÉNDEZ
José Alberto conversa con el preparador físico, Rubén Biempica, ayer en el Rico Pérez de Alicante. / P. MÉNDEZ

El técnico busca el más difícil todavía con su tercera victoria consecutiva en Segunda y el primer triunfo gijonés en Elche en 41 años | Vivo en la Copa y despegando en la Liga, prepara en Alicante la importante cita del Martínez Valero

JAVIER BARRIO ALICANTE.

Son las 18.15 horas en Alicante cuando irrumpe el apagón más natural y repetido. El de la noche, madrugadora y rápida a la vera del Mediterráneo, en el talludo Estadio José Rico Pérez, que ha vivido tiempos mejores. Apenas se pueden distinguir los futbolistas del Sporting desde veinte metros. Todo se reduce a sonidos. Resuenan los pelotazos del partidillo que disputan los eximidos de la Copa. «¡Un minutín más! ¡Un minutín bueno!», se escucha a José Alberto, de brazos cruzados, en la penumbra. Encienden a continuación una de las torres de la casa del Hércules. «¡Y se hizo la luz!», se escucha con guasa, con EL COMERCIO como único medio presente, confirmando la iluminación y un desfile de buenas caras el dulce momento que atraviesa esta plantilla, dispuesta a pelear por todo con el nuevo espíritu que el entrenador ovetense ha inoculado en su ADN en un tiempo récord.

Más información

Los jugadores se expresan con más chispa. 'Djuka' remacha a gol un balón según le llega. Traver clava otro golazo con un parabólico disparo. Y un zapatazo lejano de Sousa no encuentra la portería por un dedo. Estos frenéticos momentos quedan emparedados entre alguna broma de Nacho Méndez a Jorge Luis, el utillero, o algún simpático comentario de Mariño. Hay una atmósfera de buen rollo. «Estáis muy bien con este entrenador, ¿no?», pregunta un trabajador local. El Sporting está de vuelta, aunque siga necesitando como el comer dar palique a su estado de gracia el mayor tiempo posible. Mareo también está de vuelta. Aunque no queda tanto rostro imberbe en Alicante como en Eibar, el técnico mantiene la frescura de la casa. Joel Jiménez, el portero del juvenil, participa en el 'stage' como una gran experiencia de vida. En Alicante se cocinan desde ayer los detalles de la cita de mañana.

Metido de lleno en los octavos de final de la Copa, que empezarán a dirimirse en enero con el equipo de José Alberto como un participante único en su especie (el único de Segunda que se ha colado en una fiesta de Primera), el Sporting busca alargar este domingo en el Martínez Valero su extraordinario momento en la Liga. El técnico ovetense encadena dos victorias consecutivas en el campeonato, a noventa minutos de alcanzar una marca intocable en los últimos 39 años de registros rojiblancos. Una victoria en Elche le situaría como el mejor debutante entre todos los entrenadores que pasaron por el Sporting desde 1979. Casi nada. Si la logra, de paso podría pegar un buen bocado al 'play off', separado al inicio de la jornada por seis puntos. Dependerá del balón.

No se recuerda una ola tan renovadora y vitalista en los últimos años, con permiso de Abelardo y su revolución de los 'guajes'. Pero, salvo ese oasis y el de Preciado, más atrás la temporada de Marcelino, hacía tiempo que un entrenador no enganchaba tan fuerte en el sportinguismo, que se presentó en Ipurúa con más de doscientos aficionados el jueves pasado. En el vestuario, incluso en el club, causó una agradable sorpresa el abrigo de los seguidores en la Copa, sintiendo los jugadores otra vez de cerca el calor de la afición, que terminó entonando el 'Asturias patria querida'. Ayer, en Alicante, había una pequeña familia de sportinguistas en las gradas del Rico Pérez a media tarde. Se distinguía bien por el rojiblanco de sus camisetas, buscando a la conclusión de la jornada al técnico para llevarse una foto de recuerdo.

Visión 'cholista'

Contra el arranque optimista del entorno, José Alberto mantiene su mirada cortoplacista al calendario, sin establecer plazos, aunque la ambición, si el equipo mantiene la regularidad actual, es acercarse o alcanzar el 'play off' antes de las vacaciones, separadas por un partido en El Molinón y dos a domicilio. El primero, además, viene preñado de ingredientes por la eliminación que sufrió hace unos meses el Sporting B, liderado entonces por José Alberto, frente al Elche. Esa visión 'cholista' del técnico rojiblanco, por otra parte, ha calado fuerte en el vestuario. Todos los jugadores ven en este domingo una oportunidad de oro para confirmar que el demarraje va en serio. Sin mirar más allá. No es para menos.

Lanzado por el guineano Sory Kaba, su MVP y que suma ya 7 goles, el Elche se presenta como un hueso duro de roer, aunque la clasificación evidencie un comportamiento intermitente y poco estable. Pero la historia sitúa a los locales como favoritos. Hace casi 41 años que el Sporting no descorcha en el campo del Elche, perdida la última victoria en marzo de 1978, en un partido desequilibrado por Quini, que tendrá su protagonismo mañana, y Doria. Los años dorados. Otro más difícil todavía para José Alberto, que ya marca tendencia.

 

Fotos

Vídeos