Sporting | José Alberto: «No nos vamos a rendir nunca»

«No nos vamos a rendir nunca»
José Alberto se dirige a sus futbolistas en el inicio del entrenamiento en el campo número 2 de Mareo. / ARNALDO GARCÍA

José Alberto se conjura con la plantilla del Sporting para encarar quince finales

JAVIER BARRIO

Con algo más de media hora de retraso vieron ayer la luz los futbolistas del Sporting. En el centro del campo, dando toques a un balón, con su inseparable pizarra debajo del brazo, les aguardaba José Alberto, recuperando el genio tras el bajón de los primeros días de la semana. Por el camino quedaba una larga charla en el vestuario, antes de que los futbolistas calentaran músculo en el gimnasio. «Positiva, muy positiva», remarcaba alguno sobre la conversación con el míster. «Nos ha dicho que sigamos trabajando. Esta Segunda es un arriba y abajo, y no podemos bajar los brazos. Hay que seguir», verbalizaba Carlos Cordero. «Partido a partido, solo pensar en el Rayo Majadahonda», se imponía como consiga en la vuelta al trabajo. «La semana la empezamos como la terminamos. El vestuario está fastidiado porque perdimos una oportunidad para acercarnos. Hay una gran distancia, pero esto es el Sporting y no nos vamos a rendir nunca para luchar por el objetivo», prometía el defensa.

El terreno que pisa el equipo es terriblemente áspero. Hay una profunda brecha de nueve puntos abierta con el Oviedo, el último equipo en 'play off'. Y el resto de puestos están ahora mismo fuera de concurso para el Sporting. El cuarto y el quinto, a catorce puntos. El segundo y el tercero, a quince. El primero, a dieciséis. Aunque algunos de ellos ya se han actualizado con los tres puntos del Reus -el Sporting no-, sería poco realista fantasear con algo más que no implique batir al Rayo Majadahonda y organizar ya el desplazamiento a Los Pajaritos: «En El Molinón no se nos pueden ir más puntos. Tenemos que sumar de tres en tres».

Más Sporting

Sin contar con el Reus y los tres puntos extra que le reportará al Sporting esa penúltima jornada, en la que descansará de la competición, al equipo de José Alberto le quedan quince partidos para intentar arreglar la temporada. 45 puntos de los que 24 se disputarán en El Molinón, incluida la segunda entrega del derbi con el Oviedo. Y los de casa tendrán miga porque antes debe recuperar el equipo la confianza de sus aficionados, que han visto cómo se perdía el músculo local con tres derrotas en los cuatro últimos partidos. Con todo, los números otorgan aún crédito, alimentando las últimas opciones de esa aspiración de pelear por el objetivo, pero no las sensaciones transmitidas en los últimos partidos, desastrosos especialmente en el plano defensivo. Tampoco el hecho, muy revelador, de que el Sporting se haya tirado 24 de 26 jornadas fuera de los seis primeros.

«Las marchas necesarias»

Tanto el técnico, como los jugadores, se niegan a dar la batalla por perdida. Asumen la crítica situación, la línea descendente del equipo, pero en la intimidad se han impuesto vivir al presente, ganar partidos y ver en qué situación se encuentra el Sporting en el 'esprint' final. Nadie quiere ondear la bandera blanca. Esto se puso de manifiesto en el entrenamiento de ayer, intenso, al que se unió Isaac Cofie, del que estuvo muy cercano José Alberto y que podría tener algún tipo de protagonismo en este tramo final del campeonato por su perfil.

«¡Dar más seguridad y calidad!», se escuchó al entrenador en muchos momentos del entrenamiento, especialmente celoso en las vigilancias a los rivales y la finalización de las jugadas. El que no participó en la vuelta al trabajo fue Ivi López, con problemas en los isquiotibiales. Pero el técnico cuenta con todos, sabedor de que la red ya no soporta más caídas y que el equipo tiene que sacar los partidos adelante como sea, sin más resbalones, para poder permitirse el lujo de la ilusión en el último tramo. En el club cierran filas en torno a José Alberto, al que, pase lo que pase, se le quiere dar continuidad la próxima temporada, con un proyecto nuevo. Pero el entrenador no da aún esta batalla por perdida. Ni los jugadores. «Hay que meter una marcha, dos o las que sean necesarias. El próximo día en El Molinón tiene que verse al equipo enchufado», pidió Nacho Méndez en una entrevista al portal 'Fondo Segunda'.

Síguenos en