Malestar en el Sporting con el Real Oviedo

Gradas dañadas de El Molinón./E. C.
Gradas dañadas de El Molinón. / E. C.

El club azul no trasladó ninguna queja previa a los rojiblancos, que hoy emitirán un comunicado | La grada visitante terminó con media docena de urinarios destrozados y un centenar de butacas arrancadas

Javier Barrio
JAVIER BARRIOGijón

El comunicado del Real Oviedo, en el que aseguraba esta madrugada que rompía sus relaciones instituciones con el Sporting tras el último derbi, con incidentes denunciados por sus aficionados, ha pillado por sorpresa al club gijonés, muy molesto por las formas de proceder de los azules. Si en el comunicado se valoraba las relaciones cordiales entre ambas partes hasta la fecha, ningún directivo oviedista llegó a ponerse en contacto con sus homólogos en el Sporting, que hoy tienen previsto emitir un comunicado, para trasladarles ese enfado.

El malestar en Mareo es muy grande, especialmente tras no haber recibido ninguna observación, ni queja previa del Oviedo, que desplaza cuatro personas de seguridad, más su coordinador, según fuentes del dispositivo de seguridad. Tampoco se han trasladado quejas al Sporting de los aficionados azules, ni desde la UCO.

El club gijonés procedió a la apertura de puertas dos horas y cuarenta y cinco minutos antes del partido, habilitando dos puertas de acceso exclusivas para la afición azul, las dos (puerta 6 en la zona de abajo y 6 bis, en la de grada), con baños y bares. Había un total de 22 urinarios, de los que se inutilizaron seis con la llegada de los tres primeros autocares del oviedismo, más otra media docena más que quedaron fuera de servicio posteriormente.

Urinario del estadio rojiblanco destrozado.
Urinario del estadio rojiblanco destrozado.

Estos habrían sido destrozados por algunos aficionados azules, que arrancaron algunas puertas, además de un centenar de butacas que tendrán que ser renovadas en la zona visitante, reforzada con una vigilancia especial.

En relación al polémico cacheo, achacado directamente al personal de seguridad del club, el Sporting y las agrupaciones presentes en las reuniones de seguridad se remiten al cumplimiento de la Ley del Deporte, que detalla la prohibición de acceder con camisetas ultras, como se dio en algunos casos.

Más información