Sporting

Sporting | Marc Valiente se viste de sportinguista

El central Marc Valiente, con la segunda elástica del Partizán de Belgrado./INSTAGRAM
El central Marc Valiente, con la segunda elástica del Partizán de Belgrado. / INSTAGRAM

El central, que se despidió de sus compañeros del Partizán, se convierte en el sexto refuerzo | Miembro de la hornada de los Messi, Piqué y Cesc, el catalán se ha desvinculado del equipo de Belgrado para reforzar la zaga rojiblanca

EDUARDO ALONSOGIJÓN.

Aquella generación del Barcelona de jugadores nacidos en 1987 arrasó por los campos de Cataluña. De hecho, aquel conjunto no perdió encuentro alguno en tres años. No era para menos con, por aquel entonces, promesas como Piqué, Cesc, Messi y un central llamado Marc Valiente (Granollers, 1987). «No contemplábamos la derrota, ni siquiera en los entrenamientos», apunta el que se convertirá, en las próximas horas, en el sexto refuerzo del Sporting para la próxima temporada. Fogueado en el equipo de su pueblo, el central fue reclutado por los ojeadores del Barça para el cuadro alevín. «Dos entrenamientos fueron suficientes», matiza Valiente, admirador del cine de autor.

Más noticias

El Sporting sigue planificando el futuro. Continúa sondeando el mercado para reforzar su plantilla con vistas a la próxima campaña. La pretemporada camina por su tercera semana y el conjunto rojiblanco sigue cerrando la llegada de nuevos refuerzos. La secretaría técnica que dirige Miguel Torrecilla dará en las próximas horas un nuevo golpe de efecto. El sexto ya. A falta de la protocolaria nota oficial al respecto, el catalán Marc Valiente, que ayer se despidió de sus compañeros en el vestuario serbio -venía entrenándose al margen y no había sido incluido en la lista para la Liga Europa-, se convertirá en el refuerzo que José Alberto López pedía para reforzar el eje defensivo.

Valiente, nueva incorporación para ilusionar a la afición, iniciará, probablemente esta misma semana su etapa en el conjunto que dirige desde el banquillo el técnico rojiblanco. De hecho, el acuerdo es un hecho, a falta de la última documentación y algún fleco, y su fichaje será oficial en las próximas horas, al igual que su aterrizaje en Gijón. El club rojiblanco trata de meter en el cesto a dos centrales y Miguel Torrecilla sabe lo que busca. Es ahora la principal preocupación. Pero todos los equipos buscan jugadores para ese puesto. Y aunque hay, no todos se adaptan a la exigencias del planteamiento deportivo del Sporting.

José Alberto López, en cualquier caso, ya podrá contar con un central de los dos que quería para cimentar la defensa. Concretamente, el centro de la misma, posición en la que competirá, a día de hoy, por un puesto con Babin, recién renovado hasta 2022, Juan Rodríguez -con el que el entrenador no cuenta y al que se le busca una salida- y el canterano Carlos Cordero.

Elegante con el esférico

El catalán, que ya ha solucionado la rescisión del año de contrato que aún tenía con el Partizán de Belgrado, con el que ganó este año la Copa de Belgrado, reúne las habilidades perseguidas. O sea, buen marcador, contundente en el juego aéreo con su 1,84 metros de altura, pero con buen toque y elegante con el esférico. El central deberá aportar solvencia a una línea que ha adolecido, en momentos puntuales, precisamente de eso.

El Sporting y el defensa, sea como sea, han cerrado las condiciones de su incorporación. El acuerdo entre las dos partes ya está definido, discutido, a falta de pequeños flecos. Valiente es central, aunque también se desenvuelve en la posición de mediocentro defensivo.

De juego elegante y con un buen toque con el balón, su presencia en el campo y en los vestuarios es incuestionable. El jugador de Granollers progresó hasta el filial culé, donde coincidió en Tercera División con Pep Guardiola, quien le situó como mediocentro -«aunque me siento más cómo en la defensa»-. Incluso debutó con el primer equipo en partido de Copa del Rey y se proclamó campeón de Europa 2006 junto a los asturianos Canella y Mata, con los que repitió vestuario al año siguiente en el Mundial de Canadá.

Pero su estancia en Barcelona no se alargó mucho más. Valiente cambió la elástica azulgrana por la del Sevilla. «No me arrepiento. Necesitaba un plus a nivel profesional y se había cumplido un ciclo», asegura. Ingresó de inicio en equipo B, pero Manolo Jiménez le dio la alternativa en Primera. Cuando el técnico fue destituido, él también hizo las maletas con destino a Valladolid, donde «viví mis mejores momentos como futbolista», afirma el jugador,

Sin embargo, en 2015 se sacó el pasaporte y se incorporó a las filas del Maccabi Haifa israelí. Dos años después cambió esa elástica por la del KAS Eupen belga. Y el pasado verano volvió se movió de país y se trasladó a Serbia para jugar en el Partizán de Belgrado -el primer español en hacerlo en ese país-, con el que ganó su primer título en Serbia. No obstante, Valiente siempre se ha mostrado dispuesto a regresar al fútbol español. Y el Sporting le ha abierto las puerta para ello.

A sus 32 años, el currículo del nuevo central rojiblanco es extenso. Además de su experiencia internacional, Valiente acumula 60 partidos en Primera División, con 4 goles, y 121, en Segunda División, en este caso con un saldo de una única diana.