Mariño marca el camino

Diego Mariño, durante el partido ante el Tenerife. / SANTIAGO FERRERO
Diego Mariño, durante el partido ante el Tenerife. / SANTIAGO FERRERO

El Sporting solamente ha recibido tres goles en sus últimos ocho partidos | El portero es el único superviviente en el once habitual de José Alberto respecto al utilizado por Baraja en la gran racha de la pasada temporada

VÍCTOR M. ROBLEDO GIJÓN.

Desde hace ocho semanas, Diego Mariño vive una situación que le resulta tan cotidiana como excepcional. El portero rojiblanco fue una de las claves en la tremenda racha del Sporting en la temporada pasada, en la que el equipo entrenado por Rubén Baraja alcanzó los doce partidos consecutivos sin conocer la derrota. Ahora, con José Alberto en el banquillo, el Sporting atraviesa una racha similar, aunque los nombres propios han cambiado: en el once inicial al que más continuidad ha dado el técnico ovetense en los dos últimos meses, solamente Mariño se mantiene en la plantilla desde el curso anterior.

La pasada temporada, cuando pudo contar con todos sus jugadores, Rubén Baraja apostó por un once en el que Calavera, Barba, Álex Pérez, Canella, Bergantiños, Sergio, Carmona, Jony, Rubén García y Santos acompañaban a Diego Mariño. Siete no pertenecen ya a la disciplina rojiblanca, mientras que los otros tres están teniendo un papel menos protagonista en el tramo actual. Canella regresó el sábado ante el Nástic al once tras diez jornadas consecutivas sin jugar. Carmona también tuvo minutos, aunque desde su lesión en la víspera del derbi ha gozado de menos continuidad, con Álvaro Traver como hombre de confianza de José Alberto en la banda derecha. Álex Pérez, por su parte, ha visto cómo la pareja formada por Babin y Peybernes se asienta en el centro de la zaga.

Lo que no ha cambiado en el Sporting respecto a la pasada temporada es el rendimiento de Mariño, que atraviesa seguramente su mejor momento de forma en el curso actual. El meta vigués acumula ya tres partidos consecutivos sin recibir ningún gol, un dato destacado por José Alberto el sábado. Además, en los últimos ocho partidos del equipo -saldados con seis victorias y dos empates-, Mariño solamente ha recibido tres tantos.

El guardameta gallego apuntó tras el encuentro ante el Nástic de Tarragona que la seguridad defensiva es una de las claves de la reacción del Sporting, construido alrededor de su portero.