«Tengo en mente tatuarme la silueta de Quini», reconoce

A Rubén García, con pocos centímetros de piel libres de tinta, su paso por Gijón le reportó un montón de amigos y, entre otras cosas, una nueva idea que no ha dejado de rondar por su cabeza. «Tengo en mente tatuarme la silueta de Quini porque para mí fue alguien muy especial. Haberle conocido me marcará toda la vida y esto es algo que tengo en mente», remarca el valenciano, antes de concluir que «pese a no estar mucho tiempo a su lado, me dejó una marca grande en el corazón». En forma de tatuaje ya se llevó varios 'souvenirs' de Gijón. «Ahí me hice varios. Una peonía en el cuello, un león 'fu' en la parte derecha; un tatuaje 'neo' tradicional, que es un poco diferente, con colores, en el pecho; y el retrato de una chica en el antebrazo», enumera.