El Molinón ofrece el enganche

El Molinón ofrece el enganche

Siete de los nueve partidos que el Sporting tiene contra rivales directos se decidirán en Gijón

JAVIER BARRIOGIJÓN.

Clausurado el duelo frente al Alcorcón, descargado del peso de la rueda de prensa, José Alberto asomó por el túnel de vestuarios para respirar el ambiente de El Molinón vacío. Salvo algún operario, no había ni un alma. Paseó sobre el césped con las manos metidas en los bolsillos, pensativo, y después peloteó un poco con sus hijos, en un momento íntimo compartido con el meta Dani Martín, libre por unos instantes de la presión de la competición. En ese escenario que a media tarde desprendía calma, con las huellas de la batalla, se jugará el Sporting sus opciones de pelear por el ascenso a Primera. Siete de las nueve citas de alto voltaje que tiene ante los equipos que le anteceden en la clasificación se discutirán en la pasión de El Molinón, que necesita recuperar su visión más febril. Solo 17.104 espectadores presenciaron en directo la victoria frente al Alcorcón.

Más información

El vestuario está convencido de que tarde o temprano se enganchará al 'play off', concienciados los futbolistas de que para ello tienen que hacer una segunda vuelta casi perfecta. Primero para llegar y, después, para atornillarse en esa situación. Con el tijeretazo al Alcorcón, situado ya a cinco puntos, el objetivo no se presenta tan imposible como hace una semana, pero el camino plantea un reto de altura el domingo frente al Deportivo (El Molinón, 18 horas), quien tiene en duda para la cita a uno de sus futbolistas más temibles: el andaluz Carlos Fernández, al que tuvo en la agenda el Sporting este verano. El partido es de magnitud, con un oponente de los más exigentes y que determinará el estado de salud de los gijoneses. Una victoria les aceleraría el pulso en la tabla.

Málaga y Mallorca, fuera

Con los gallegos, poderosísimos en Riazor (27 puntos) y más terrenales en sus desplazamientos (12), se iniciará una larga travesía de enfrentamientos ante rivales directos, a los que el Sporting tiene que rebañar puntos como ya hizo el pasado fin de semana ante el Alcorcón. Siete de ellos visitarán Gijón: Deportivo, Osasuna, Almería, Oviedo, Granada, Albacete y Cádiz. Y dos de ellos ejercerán de anfitriones: Málaga y Mallorca. «Espero que la próxima semana veamos más gente y más enganchada, y que vuelva a haber la conexión que aquí nos da puntos», deslizó el domingo José Alberto, algo preocupado por la baja ocupación que se detectó en la grada.

Aunque a fuego lento, el ritmo que marca el Sporting desde la llegada de José Alberto ha comprimido ligeramente la parte alta de la clasificación, acercando un poco los dos primeros puestos, que siguen alejados, y también el 'play off', a un partido y dos puntos. «El objetivo que nos marcamos es hacer una segunda vuelta de ascenso directo», determinó con ambición Babin, uno de los futbolistas más en forma. Otro, Djurdjevic, se ha embalado con el nuevo guión propuesto por el entrenador ovetense, celebrando cuatro goles en los últimos siete partidos y convertido en un dolor de muelas para los defensas rivales por su fútbol aguerrido y de erupción constante. Todavía queda lejos de los grandes goleadores de la categoría, pero está en el camino de presentar una buena factura.

A estos se une un rendimiento colectivo prometedor, con el Sporting levantado hasta el segundo puesto de una hipotética clasificación efectuada desde la llegada de José Alberto, al que solo mejora en esos últimos ocho partidos Osasuna, liderado por Jagoba Arrasate y que comienza a fluir tras quitarse la carbonilla del inicio de la temporada. Con seis partidos menos y una victoria más, el entrenador ovetense alcanzó el domingo los quince puntos de Baraja, pero el déficit clasificatorio exige un conteo de tres más fluido. «Sabemos de la importancia de cada duelo directo, pero creo que este partido puede ser un punto de inflexión», apuntó José Alberto. La cita contra el Dépor lo determinará.

Síguenos en: