El Molinón rompe con su equipo

El público cerró el partido con gritos contra la directiva y Rubén Baraja | Los jugadores escucharon pitos antes del comienzo por la pobre imagen ofrecida el pasado lunes ante el Rayo Majadahonda

VÍCTOR M. ROBLEDO

La peor reacción, a veces, es la indiferencia. Durante varias fases del partido ante el Reus, especialmene en la segunda mitad, El Molinón apenas hizo ruido. El público se mostró por momentos resignado ante la desilusionante dinámica del equipo, cada vez más alejada de lo que se espera de un candidato al ascenso. Fue al final, justo cuando Carmona se preparaba para lanzar el penalti que significó el empate rojiblanco, cuando la grada estalló con gritos de «¡directiva, dimisión!» que sonaron hasta que los jugadores abandonaron el estadio. Antes, se escuchó también un cántico contra el técnico, «¡Baraja vete ya!». Significó el epílogo de una tarde de ruptura en El Molinón.

Los jugadores ya recibieron la reprimenda del público nada más asomar por el túnel de vestuarios. La afición aún tenía presente la imagen ofrecida el pasado lunes ante el Rayo Majadahonda en el Wanda Metropolitano, aunque la situación se normalizó en los primeros minutos, cuando el Sporting comenzó a hacerse con el mando del choque. El desarrollo del partido y, sobre todo, el gol de Linares, encendieron los ánimos definitivamente.

Justo antes del comienzo del encuentro, el equipo benjamín del Sporting brindó a El Molinón el título de campeones de España que conquistaron la pasada temporada. Los jóvenes valores de Mareo fueron los encargados de entregar a Canella una camiseta y una placa por su partido número trescientos con elSporting. El capitán rojiblanco ya había recibido las primeras muestras de cariño en forma de pancarta por la mañana en Mareo.

El estadio guardó un minuto de silencio en memoria de las víctimas del reciente temporal en Mallorca y en homenaje a Josep Maria Grau, delegado del Nástic de Tarragona fallecido hace unos días. El Sporting invitó al partido a los compañeros de José RobertoSuárez, jugador del Navia juvenil que perdió la vida recientemente tras un trágico accidente durante un partido.

El parón de la competición en Primera División fue aprovechado por varios exrojiblancos para seguir el partido de su antiguo equipo desde la grada. Jony, actualmente en el Alavés, lo hizo muy cerca del expreparador físico del Sporting, Gerardo Ruiz. También se dejó ver el uruguayo Santos, un habitual de Gijón en sus días de descanso.

El Reus estuvo acompañado de una veintena de aficionados que fueron recibidos con aplausos al anunciarse su presencia a través de la megafonía del estadio. Desde Cuenca se desplazaron cuatro componentes de la peña sportinguista Manolo Preciado, en su primer viaje desde su creación el pasado mes de abril. En mayo tienen previsto acudir a Albacete para animar al conjunto rojiblanco. Antes, el equipo necesita recuperar la conexión su gente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos