El Comercio
Sporting

vídeo

Un gol de Las Palmas en los últimos minutos del encuentro se llevó la ilusión del ascenso rojiblanco. / Joaquín Pañeda

El Sporting ni pudo, ni supo, ni le dejaron

  • El árbitro no señaló penalti en unas manos de Ángel y concedió el gol canario precedido de un fuera juego

El Sporting fue incapaz de marcarle un gol a Las Palmas para superar la ronda primera del play off. Los gijoneses tuvieron muchas prisas y poca puntería. Además, contaron con un árbitro que tuvo errores graves en momentos puntuales, como unas manos de Angel en una internada de Canella.

Abelardo utilizó un 4-4-2, con las novedades de Canella en el lateral izquierdo y Mandi en el centro del campo, con la intención de buscar más proyección ofensiva. Por su parte, el técnico canario José Moreno Verdú 'Josico' mantuvo el 4-2-3-1 del primer encuentro, pero con Vicente Gómez en la posición de media punta. El resto fueron los mismos.

El Sporting tuvo una salida con intensidad, pero con excesivas prisas, ante un rival más tranquilo, al que le venía bien frenar el ritmo del partido, con el veterano Apoñomcomo principal especialista.

  • Sporting 0-1 Las Palmas (1)

Las mejores ocasiones de gol fueron de los rojiblancos, pero una vez más faltaba precisión. Lekic tuvo el primer remate que dio en Barbosa y en otro se durmió ante la entrada de Aythami. Hubo un tercer remate de Scepovic, que dio en la escuadra superior derecha de Barbosa. Mientras, Las Palmas intentaba estirarse tímidamente, para intentar sorprender a la zaga gijonesa. Lo consiguió en un cabezazo de Momo que se le fue alto. Lo demás fueron amagos.

Ante la ofensiva gijonesa, los visitantes abusaron de las pérdidas de tiempo, amparados por un árbitro que tuvo un error grave al no señalar penalti en un desvío con el brazo del defensa Angel en una internada de Canella. La acción no ofreció dudas. En las pérdidas de tiempo, el colegiado catalán estuvo muy contemplativo con los canarios.

En el Sporting se notaban las prisas, tanto en los pases como en la agresividad que había pedido Abelardo, mientras que los canarios buscaban más retener el control del balón.

En el segundo tiempo se mantuvo la presión del Sporting, pero con muchas errores en los pases. Se acusaban las prisas y el equipo canario, muy tranquilo, abusaba de pérdidas de tiempo, que aumentaban la ansiedad en los de Abelardo.

El técnico local dio entrada a Cases, para buscar ideas, y a Guerrero, para buscar más potencia rematadora. Luego contó con Jara, para aumentar la rapidez en el ataque. Los isleños aumentaron la tranquilidad con el toque de Valerón.

Las imprecisiones perdían al Sporting, que se veía como se esfumaban sus opciones de clasificación, para las que solo necesitaban un gol. Los rojiblancos,agotados en sus ideas, no podían con el dispositivo más tranquilo de los visitantes. En el tiempo de prolongación, la zaga canaria se defendió con más orden, mientras que los rojiblancos tuvieron un despiste en el saque de una falta de Apoño que aprovechó Nauzet, en fuera de juego, y que culminó Asdrúbal. Así se acabó la historia de la temporada, con un fracaso que empezará a tener sus análisis ante unos tiempos difíciles que se avecinan.