El Comercio
Sporting

El Campus de Mareo baja a la arena

Joaquín Alonso imparte sus enseñanzas en el campo de arena que se ha habilitado en las instalaciones de la Escuela de Fútbo.
Joaquín Alonso imparte sus enseñanzas en el campo de arena que se ha habilitado en las instalaciones de la Escuela de Fútbo. / AURELIO FLÓREZ
  • El actual ritmo de las inscripciones hace presagiar que se alcanzará un año más el listón de los 700 participantes, distribuidos en seis turnos

  • La construcción de un campo de fútbol-playa aumenta la oferta en la nueva edición

La edición 22 del Campus de Mareo llama a la puerta. El club rojiblanco presentó ayer un nuevo certamen que se extenderá del 26 junio al 8 agosto y que acogerá a unos 700 niños. De momento se trata de una cifra estimativa de acuerdo a la participación de los años anteriores. A falta de tres semanas el número de inscripciones ya supera el medio centenar.

«Es una perla para este club», resumió el consejero Javier Martínez durante el acto de presentación en el que estuvo acompañado por el coordinador del Campus, Juan Luna, y el presidente de la Asociación de Veteranos del Sporting, Joaquín Alonso. La principal novedad para este verano es la incorporación a la oferta lúdica y deportiva de un campo de arena en las instalaciones de Mareo. «Permitirá a los participantes mejorar su nivel técnico», explica Joaquín, buen conocedor de las virtudes de la superficie como seleccionador de la selección española de fútbol-playa.

Los niños y niñas que integren la nómina de participantes del campus tendrán la oportunidad de conocer los secretos de la metodología que utiliza el Sporting desde el fútbol base y compartir experiencias con técnicos y futbolistas que hoy forman parte de la elite.

Como es norma habitual, está planificado un trabajo específico en función de las características de los participantes y su demarcación. Los porteros, por ejemplo, tendrán ocasión de revisar en vídeo sus movimientos para corregir posibles deficiencias y pulir su técnica.

Consolidarse, a pesar de la creciente competencia que existe, obliga a los organizadores del campus a buscar nuevos reclamos que hagan más atractiva la estancia de los participantes. Para esta edición, avanza Juan Luna, se designará al mejor jugador de cada categoría y al término de los seis turnos se procederá a nombrar al mejor futbolista de todos los que hayan pasado por Mareo. El planteamiento es que el jugador elegido se quede una semana a prueba en el Sporting y pueda conseguir una oportunidad en alguno de los equipos que forman parte de su estructura de cantera.

Los aspirantes que quieran reservar plaza deben tener entre 6 y 16 años y tienen la opción de elegir si quieren pernoctar en la escuela de fútbol o bien hacerlo en sus hogares a lo largo de la semana que dura cada turno.

Con vistas al curso venidero han llegado solicitudes desde toda España y procedentes de países tan dispares como Australia, República Dominicana, Argentina, Paraguay, Bolivia, Bélgica, Inglaterra, Francia y Alemania.

«Cada uno que viene al Campus se lleva un trocito de la familia sportinguista», advirtió Javier Martínez, que agradeció de forma especial a los padres que año tras año mantengan su confianza en esta convocatoria. «Estamos ante una de las señas de identidad de este club», exhibe orgulloso el veterano Joaquín Alonso, que hizo un paréntesis para dirigir junto a otros técnicos un entrenamiento a integrantes de los conjuntos infantiles del Sporting.