Noventa minutos de resistencia

José Alberto, en el inicio de la última sesión antes del partido que se disputará esta noche en Mestalla, dando instrucciones a sus futbolistas en el campo 3 de Paterna. / D. TORRES

El Sporting, que defiende el 2-1 de la ida, se juega en Mestalla el pase a los cuartos de final de la Copa

JAVIER BARRIOVALENCIA.

Aparcadas las necesidades de Segunda, el Sporting se mete esta noche de lleno en la caldera de Mestalla, en fallas permanentes, para seguir soñando despierto en la Copa del Rey y regresar a unos cuartos de final diez años después de la última experiencia en estos límites. La contienda promete dureza y exigencia por la altura del oponente y la categoría de su entrenador, Marcelino, por más que se le presente en crisis, que medirá la defensa del equipo de José Alberto al 2-1 con el que noqueó al Valencia en la ida. No arruga, en todo caso, el equipo gijonés, que lleva tres días cocinando el envite definitivo de la eliminatoria en Valencia y que buscará esta noche un gol hiriente. Y, sobre todo, un resultado que le permita situarse entre los ocho mejores del torneo del K. O.

El prestigio del pase de ronda, así como los 2,4 millones de euros a ingresar en las próximas cinco temporadas, se constata en situaciones como las que vivió ayer el equipo en Paterna, convertido en uno de los focos de la actualidad del día, recibiendo visitas a lo largo de toda la mañana y con una atención mediática a la altura de las circunstancias. El propio Javier Fernández, presidente del Sporting, viajó ayer con el equipo hasta las instalaciones del Valencia y presenció el último entrenamiento desde uno de los banquillos, en un segundo plano. A él se unió más tarde el consejero Ramón de Santiago, lo que evidencia la trascendencia que tiene la cita, con Marcelino, una vez más, en el centro del debate.

Serán noventa minutos que se anuncian muy largos en Mestalla, si no hay prórroga y penaltis en un final de infarto, pero el Sporting se ha conjurado para soportarlos compitiendo. Anunció José Alberto en la víspera que su equipo va a seguir peloteando sin el freno de mano echado y buscando la portería de Jaume Domenech, vencido en la ida por los tantos de Noblejas y Nick Blackman, quienes, en principio, repetirán esta noche en el once, reformado de pies a cabeza. Como manda la tradición de la Copa hasta sus palpitaciones definitivas. Como impone también, por otra parte, la estricta y exigente hoja de ruta que tiene por delante el Sporting desde la cita del domingo frente al Alcorcón en El Molinón.

Más Sporting

El once que presentará esta noche el Sporting estará muy marcado por esa circunstancia, especialmente en el centro de la defensa, donde asoman Juan Rodríguez y Carlos Cordero, una sociedad inédita esta temporada, aunque se conocen bien del filial. José Alberto tendrá que medir al máximo cada ajuste, sobre todo con la lesión de Álex Pérez, para no exponer a Peybernes y, sobre todo, a Babin, aunque este tiene serias opciones de seguir y jugar esta noche.

Al resto del once se ampliará esa revolución copera, salvo por alguna baza que se guarde para sorprender en el último momento José Alberto, quien, por otra parte, empujará a la titularidad de nuevo a futbolistas como Noblejas, Nacho Méndez, Cofie, Robin Lod y Nick Blackman, el autor del estacazo en El Molinón, entre otros. La sorpresa puede llegar en forma de cambio de sistema, musculando el centro de la zaga con tres centrales (uno de ellos Babin) y dos bandas de trabajo para alcanzar bien el clímax del partido.

Valor doble de los goles

El valor doble de los goles del forastero envalentona al Sporting en su búsqueda de un resultado positivo, sabedor de que un tanto complicaría mucho la noche al equipo de Marcelino, quien se juega mucho en el envite, aunque tanto el Valencia, como la propia plantilla del conjunto 'ché', cierran filas en torno al preparador de Careñes. El último y extraño partido de su equipo, que se encasquilló en su tiroteo sin réplica al Valladolid, confirma que el problema del rival del Sporting es una cuestión del golpe, pero que tiene materia prima para imponerse a la mayoría de rivales de Primera.

La intención del Valencia, que ya preparó las maletas a Batshuayi, rumbo al Mónaco, y que tiene la duda de Piccini, es la de salir a toda pastilla para empatar y resolver la eliminatoria, evitando un final de sobresalto. Jugará el equipo de Marcelino apretado por su situación en la temporada, con las bajas de Kondogbia y Guedes, y la duda de Piccini. A partir de ahí sale todo un surtido de grandes futbolistas, todos alineables: Gameiro, Santi Mina, Soler, Gayá, el capitán Dani Parejo... El agitador de toda esa caballería a la que pretende parar en seco el Sporting para seguir revolucionando la Copa.

Síguenos en: