Sporting | Aitor García: «Nunca había corrido tanto como lo hago ahora en la banda izquierda»

Aitor García, en la grada del campo número 1 de Mareo. / A. GARCÍA
Aitor García, en la grada del campo número 1 de Mareo. / A. GARCÍA

«Canella me comentó que hacía mucho tiempo que no veía a la afición como el pasado viernes ante el Granada», afirma el extremo

ANDRÉS MAESE GIJÓN.

Aitor García Flores (Gibraleón, Huelva, 1994) se ha convertido en una de las apuestas fijas de José Alberto López desde el primer día que pisó Mareo. El andaluz aterrizó en Gijón en el pasado mercado invernal y desde entonces se ha adueñado de la banda izquierda rojiblanca.

-¿Cómo se siente uno después se acumular siete jornadas consecutivas sin perder?

-El viernes logramos una victoria muy importante ante un rival que va a luchar por el ascenso directo. Estamos muy felices por haber podido brindar los tres puntos a nuestra afición.

-Qué sencillo parece el fútbol cuando se marca a los 10 segundos del inicio de un partido...

-De fácil, nada. Sufrimos mucho. En realidad lo hicimos como siempre. Ojalá algún día podamos dejar cerrado algún encuentro antes de los últimos instantes.

-¿Se sufre tanto en el campo como en la grada?

-Créame que sí. Se sufre tanto como lo pueden hacer nuestros aficionados. No queremos hacerlo, pero a final parece que es algo inevitable.

-¿Cómo puede explicar la gran dinámica de resultados del equipo?

-Tenemos claro que son rachas positivas que no duran para siempre, pero intentamos seguir con ellas. El entrenador ha dado con la tecla pese a que nuestro juego no sea muy vistoso. Pero da resultado.

-Le toca ocupar una de las bandas en un sistema en la que los extremos tienen un gran desgaste. ¿Cómo lo lleva?

-Es cierto que tenemos mucho recorrido. Tanto en defensa como en ataque intentamos aparecer. Lo importante es el trabajo del equipo porque, si las cosas salen bien, da igual lo mucho o poco que se corra.

-¿Está acostumbrado a ello?

-Si soy honesto, no. Ya lo comenté con mi familia hace unos días. Nunca en mi vida había corrido tanto, pero, si hay que hacerlo, no queda otra para ayudar al equipo.

-¿Cómo ha sido su llegada al Sporting?

- He caído de pie. El entrenador ha depositado mucha confianza en mí e intento devolver esa confianza con trabajo. Por suerte las cosas están saliendo bien.

-¿Esperaba tanto protagonismo?

-Cuando vine supe del esfuerzo que hizo el Sporting por mí, pero no esperaba esta confianza. Como suelo decir, bendita confianza.

-Pese a ser diestro, se le ve siempre en la izquierda. ¿Se siente cómodo?

-Siempre he jugado en la izquierda y me siento cómodo. No tengo ningún problema en jugar a banda cambiada, pero, si el entrenador me lo pide, me pasaría a la derecha.

-Es uno de los futbolistas que más disparos efectúa a portería. ¿Ahora tira menos que antes?

-Sí. Ahora el trabajo que hago en el Sporting es más defensivo que en el Rayo Majadahonda. Me toca ponerme el mono de trabajo y tengo menos libertad de movimientos.

Más Sporting

-El pasado viernes despertaron a El Molinón.

-Canella me dijo que desde el encuentro ante el Rayo Vallecano del año pasado no se veía así a la afición. Es un orgullo y un placer ver así el estadio.

-¿Ve factible que el Sporting compita el próximo año en Primera?

-No lo sé (sonríe). Tengo claro que la filosofía del 'partido a partido' nos está yendo bien y así seguiremos hasta el final.