Sporting

Sporting | «El partido de Gerona tiene que darnos aire y ganas de llegar ya a El Molinón»

Manu García, ayer, bromeando en Mareo./J. C. TUERO
Manu García, ayer, bromeando en Mareo. / J. C. TUERO

«Cuento los días para debutar delante de la afición y más después del encuentro de Montilivi»

JAVIER BARRIOGIJÓN.

Sonriente, rostro juvenil y verbo fácil, Manu García (Oviedo, 1998) aguanta la broma de su amigo Nacho Méndez y devuelve el chascarrillo. «Tú también, máquina», le espeta después de cumplir su sueño de niño: debutar con el Sporting. En el tercer tiempo atiende a EL COMERCIO, ansioso por estrenarse ya el domingo en El Molinón como sea. En Montilivi peloteó casi en línea con el luanquín, alternándose en el salto de la presión. «Depende un poco del rival, del partido. Podemos jugar en diferentes posiciones y se trata de adaptarse y ver qué es mejor», explica.

-¿Qué sensación le queda tras el empate?

-Tenemos que estar contentos y orgullosos. Era un partido difícil, en un campo complicado. El calor era asfixiante. Llegamos después de una pretemporada que a la gente le dejó dudas, pero creo que vio un equipo potente y que puede competir con todo el mundo. Ahora con tranquilidad, a seguir trabajando. Una pena que nos haya quitado el VAR, se puede decir que dudoso o que no, pero nos ha quitado. A seguir.

-Cumplió su sueño de debutar en la Liga con el Sporting, pero tuvo que retirarse antes del minuto sesenta por el guión.

-Sí, pero no me vuelvo loco. Esto es una cosa de equipo. Y siendo de este equipo, incluso más. Entendí el cambio perfectamente. Es normal y a veces toca que esto le pase a uno.

-¿Siente orgullo por cómo se logró el empate?

-Supo un poco mal por ese gol al final. Pero sí, siento orgullo y ganas de seguir trabajando. Ver que este es el camino, que somos una familia. Todos estamos a una. Se notó desde el principio del día, en el viaje, en el prepartido, después... Somos un buen grupo.

-Pero era un enigma el equipo tras una pretemporada tan irregular.

-La principal lectura que nos queda al sportinguismo y a nosotros mismos es que hemos visto que podemos competir de verdad. Incluso con uno menos lo hemos hecho. En la primera parte, que fue muy buena, tuvimos bastantes más ocasiones que el Girona para ponernos por delante. Hacerlo en un campo así no es fácil. Este partido tiene que darnos aire y ganas de llegar a El Molinón el próximo domingo a por los tres puntos.

-A nivel personal, ¿se le ha colgado mucha responsabilidad?

-(Risas). Yo tengo que intentar estar tranquilo. Es lógico que se me meta responsabilidad por lo que fue mi fichaje, por lo que costó y por todo. Lo puedo entender, pero intento aislarme un poco e ir a lo mío. Llegará el momento en el que esté al cien por cien.

-Muy nervioso no se le ve.

-(Sonríe). Me tengo que adaptar a Segunda. El primer partido era un duelo complicado, pero todo el equipo estuvo muy bien, trabajando muchísimo en defensa. La experiencia que he ido teniendo también me ayuda a llevarlo mejor.

-¿Qué recuerdo se va a llevar del debut en Montilivi?

-Tiene que quedar un recuerdo bueno. Es una pena que no tuviera un final más redondo, jugando más, sin expulsiones ni nada. Y lo más importante, ganando. Pero viendo cómo respondió el equipo y la afición, con todo lo que pasó en el partido, también tenemos que estar contentos.

-¿Cuenta ya los días para debutar en El Molinón?

-Por supuesto. Y más después de este partido, en el que el equipo estuvo tan bien. Son más ganas de llegar a El Molinón y darlo todo.

-¿Recuerda el último partido que vio en El Molinón?

-(Pensativo). El último partido que vi en directo probablemente fuera el de la permanencia contra el Villarreal. No me cuadró ningún partido más... Sí el derbi del Tartiere del año pasado. Fui a verlo. Pero en El Molinón, el de la última permanencia.

-¿Tiene alguna dedicatoria pensada para cuando le llegue la ocasión de festejar un gol?

-No, nada (sonríe). Ojalá llegué el gol pronto y podamos celebrarlo todos juntos.

Más información