Sporting

Sporting | Pedro Díaz luce su candidatura

Pedro Díaz, durante el último amistoso de pretemporada del Sporting, disputado en Avilés contra el Alavés. / JORGE PETEIRO
Pedro Díaz, durante el último amistoso de pretemporada del Sporting, disputado en Avilés contra el Alavés. / JORGE PETEIRO

El sierense oposita a la titularidad en Montilivi tras su destacada pretemporada | «En cuanto tenga continuidad, seguro que va a marcar diferencias», señala Fernando Torre, clave en la trayectoria del joven sportinguista'

IVÁN ÁLVAREZGIJÓN.

Acumulando horas frente a una portería en La Fresneda, cerca del domicilio familiar. Así comenzó Pedro Díaz (Siero, 1998) a sacar brillo a una precisión en el golpeo que ha convertido en una de sus señas de identidad. Como quienes conocen en profundidad al joven centrocampista sportinguista, Joaquín Alonso recuerda a aquel niño que se entretenía buscando enviar el balón al larguero con un alto porcentaje de acierto.

«La primera vez que le vi me sorprendió las veces que le daba y el tesón con el que lo hacía. El balón estaba deshinchado, pero tenía cinco años», rememora el histórico capitán sportinguista, quien por su estrecho vínculo con la familia del mediocampista sierense ha sido testigo cercano de su evolución para aproximarse a uno de los grandes anhelos de su infancia. «Desde pequeño siempre quiso ser futbolista», asegura el seleccionador español de fútbol playa sobre uno de los destacados de la pretemporada del conjunto gijonés, que en el verano que estrena ficha con la primera plantilla ha presentado su candidatura para ocupar una de las plazas del triángulo en el que se gestan las acciones ofensivas en los esquemas de José Alberto López.

Líder del filial en el último curso, ha sido el octavo futbolista más empleado por José Alberto durante los ensayos estivales y a base de buenas actuaciones se prepara para cambiar de rol y ejercer como lugarteniente de Javi Fuego en el puente de mando del primer equipo. «Tiene las condiciones y está apostando por mejorarlas. Da gusto verlo trabajar y la evolución que está teniendo. Ahora le toca confirmar ese trabajo», asegura el futbolista que más partidos disputó con la camiseta sportinguista, que destaca la «gran competencia» que habrá este curso en la medular rojiblanca.

«Es un jugador distinto. Hay pocos futbolistas que le peguen al balón como él», expone Fernando Torre, el artífice de la llegada del sierense al Astur, donde tuteló su progresión durante su primer año como cadete. «Jugaba tanto de mediocentro como de mediapunta y técnicamente iba muy por encima del resto de compañeros. Garantizaba unos cuantos goles por temporada, porque a balón parado era letal», explica el técnico, que logró incorporarle al club de la capital del Principado a pesar de sus reticencias iniciales para dejar La Fresneda, donde encontró el ecosistema futbolístico perfecto para volver a brillar y resarcirse de un final de etapa abrupto en la cantera del Oviedo.

Dos temporadas en el Hermanos Llana «a un nivel espectacular» sirvieron para que Rogelio García, responsable de captación del Sporting, se quedase prendado de su evolución y le echase el lazo tras disiparle unas dudas similares a las mostradas para cambiar La Fresneda por el Astur. Con una irrupción meteórica en Mareo, protagonizó a los 16 años un precoz debut con el filial y ha sabido ser paciente y perseverante para dar el salto al primer equipo casi un lustro después de ese estreno en Segunda B.

Más Sporting

Una familia «muy centrada»

El menor de tres hermanos, con Thiago Alcántara como referente futbolístico, Pedro Díaz encara su gran oportunidad con un compañero experimentado en la medular como Javi Fuego. «Se va a beneficiar de estar a su lado. En cuanto se sienta cómodo y tenga continuidad, va a marcar diferencias seguro y llamará la atención de equipos de superior categoría», augura Fernando Torre.

Joaquín, que supo tener paciencia para convertir en admiración el recelo inicial de la grada en El Molinón, le recomienda que no tenga «prisa nunca para serle útil al club». «Está haciendo las cosas como se deben hacer y su entorno también», agrega. «Su familia es gente muy centrada, que sabe marcar los tiempos. Siempre estuvo muy bien arropado, se cuida muchísimo y creo que tuvo claro que la oportunidad del Sporting no la podía dejar pasar», expresa su primer entrenador en el Astur, que recuerda que entonces ya veía en él «madera de líder».

«Tiene un físico que también le va a ayudar a ser mejor cada año», pronostica Joaquín. Pedro, que entre entrenamiento y entrenamiento trata de seguir encontrando hueco para sus clases de piano, se postula como uno de los encargados para afinar la sinfonía con la que José Alberto planea introducir la percusión de los aplausos visitantes este domingo en el estreno liguero en Montilivi.