«Pedro me dijo que no se le advirtió de que estaba expulsado»

Carmona estira la pierna, ayer, para cortar un balón. / JUAN CARLOS TUERO
Carmona estira la pierna, ayer, para cortar un balón. / JUAN CARLOS TUERO

«Hay que acostumbrarse pronto al VAR y ser más listos cuando tengamos amarilla. Lo mira todo con lupa», avisa Carlos Carmona

A. MENÉNDEZGIJÓN.

Doblemente exigido en este inicio de campeonato, primero por el calendario, duro en el arranque, y después por el VAR, con tres expulsiones en cuatro partidos, el vestuario rojiblanco ha iniciado la quinta semana de competición enfrascado en evitar alimentar con más motivos la aparición de la tecnología. «Jugamos cuatro partidos y en tres nos quedamos con un jugador menos», recordó ayer el mallorquín.

El capitán, cauto, reiteró la importancia del VAR en este comienzo de competición. «Las expulsiones no solo nos están pasando a nosotros. También le están sucediendo a más equipos de la categoría. Hay equipos que juegan con desventaja porque el VAR lo mira todo con lupa», confirmó Carmona, que, ante todo, priorizó una rápida adaptación a las nuevas reglas del fútbol. «Hay que acostumbrarse pronto y ser más listos. Tenemos que tener cuidado cuando tengamos amarilla. Como dije, el VAR lo mira todo con lupa», reiteró. No quiso, en cualquier caso, hacer sangre de la dolorosa caída en El Alcoraz. «Fue un partido competido e igualado, pero quedan muchos puntos», apuntó sin dramatismos.

El criterio, cambiante, de López Toca desquició a los rojiblancos, molestos con la disparidad del colegiado cántabro, reticente a mostrar la segunda cartulina al atacante Raba. «Ellos, en alguna acción, a lo mejor merecían tarjeta, pero no se la sacaron y a nosotros, sí. El VAR solo interviene en casos de roja, como en el de Pedro», recordó. Cuestionado por la expulsión del sierense, Carmona desveló su conversación con el canterano y recordó cómo se vivió a ras de césped. «Pedro me dijo que el colegiado no le advirtió en ningún momento de que estaba expulsado. Hay compañeros que me dicen que sí vieron la roja. No sé lo que pasó. Hubo cuatro minutos de confusión», señaló

José Alberto llama a Gaspar

Carmona, a su vez, defendió la composición de la plantilla. «Se ha hecho un buen proyecto, con muchos futbolistas de la casa. Si conseguimos coger el mejor nivel, podemos estar arriba peleando por el objetivo». Antes de despedirse, Carmona, siempre en el alambre, asumió respetuoso las críticas que asoman en algún sector de El Molinón. «Llevo ocho temporadas aquí. Desde el primer año hay gente que le gusto más y a otra menos. Cuando estoy en el campo no pienso en si me van a pitar o a aplaudir, pienso en hacerlo lo mejor posible y respeto las críticas», concluyó.

Tras la primer derrota de la temporada, la plantilla completó un entrenamiento con carácter regenerativo en Mareo para los titulares, con una mayor carga de trabajo para los suplentes y los jugadores con menos minutos en Huesca. José Alberto llamó al canterano Gaspar para completar la sesión. El centrocampista, que este curso ha dado el salto definitivo al filial, se estrenó en un entrenamiento con los mayores.