Peybernes ya piensa en rojiblanco

Peybernes eleva los pulgares para mostrar su satisfacción, en el momento de su llegada a Mareo. / ARNALDO GARCÍA

El central francés quedó incorporado ayer al equipo tras una visita exprés a Mareo

VÍCTOR M. ROBLEDOGijón

Con una visita exprés a Mareo junto a su representante arrancó la etapa como futbolista del Sporting de Mathieu Peybernes. El defensa francés, que llega a Gijón a préstamo desde el Lorient, firmó a media tarde de ayer su contrato como rojiblanco en las oficinas del club, tras hacer escala en Madrid. El nuevo fichaje sportinguista pasó el reconocimiento médico antes de desplazarse a León para unirse a la expedición del Sporting. Hoy mismo, salvo giro inesperado, podría incorporarse a los entrenamientos con el grupo.

Tomás Hervás fue el encargado de acompañar a Peybernes y a su agente en el interior de las instalaciones. El jugador evitó hacer declaraciones, aunque sí admitió que se desenvuelve tímidamente con el castellano. Peybernes cumplirá 28 años el próximo mes de octubre y llega a Gijón con el aval de sus más de 150 partidos en la Ligue 1, la máxima categoría francesa, pero también con la incógnita de sus discretos pasos recientes por el fútbol turco y el belga. El Sporting se reserva una opción de compra no obligatoria al término de su cesión. Su presentación oficial se pospone hasta la semana próxima, cuando el equipo regrese de su breve stage en Portugal.

Más Sporting

Miguel Torrecilla se ha movido en esta ocasión con rapidez para prevenir la más que posible salida de uno de sus jugadores. La situación de Federico Barba aceleró la contratación de un futbolista que ya figuraba en la lista de preferencias de los técnicos desde hace tiempo, tal como adelantó este diario el pasado 17 de julio.

Barba se subió a primera hora de la tarde junto al resto de sus compañeros al autobús que desplazó al primer equipo del Sporting hasta León para disputar el partido amistoso ante la Cultural, pero se quedó finalmente fuera de la lista de 21 jugadores utilizados por Baraja. Había ciertas dudas en torno a la presencia en la expedición del italiano, que el martes se ausentó de los entrenamientos por unas molestias en la rodilla. Su salida no se antoja inminente, aunque tanto el jugador como los clubes interesados mantienen su postura.

Al término de la sesión matutina, Barba acudió a las oficinas de Mareo para comunicar a los responsables del club su intención iniciar una nueva etapa deportiva lejos de Gijón. La directiva, en cualquier caso, ya adelantó que no aceptará ninguna propuesta por debajo de los tres millones de euros de su cláusula de rescisión.

El importe de la ficha de esta temporada es una de las bazas que puede desbloquear la operación. En compás de espera se encuentra el francés Babin. Rubén Baraja ya ha manifestado públicamente su interés en mantenerlo en la plantilla, pero su continuidad no está garantizada.

 

Fotos

Vídeos