Sporting: El plan de José Alberto

El plan de José Alberto
José Alberto, en un entrenamiento reciente, comprueba algunas anotaciones en su pizarra durante un ejercicio. / ARNALDO GARCÍA

El Sporting altera su rutina antes del derbi, con tres sesiones a puerta cerrada

JAVIER BARRIOGIJÓN.

El traumático golpe propinado por el Rayo Majadahonda dejó dolor de cabeza, malestar general y una reflexión de urgencia. Había que cambiar cosas, matizar detalles de la propuesta (el sistema pasó a embridarse con un 4-4-2, con el refuerzo de Alegría, el equilibrio de Cofie y el tapón de Molinero al lateral zurdo) y, sobre todo, ser realista. Perfil bajo. Apretarse los machos. Ojos, primero, para el Numancia. Luego, el Almería. Y en la semana pasada, para el Córdoba. Así ha levantado la cabeza este Sporting, que llegará al derbi a cinco puntos del Oviedo, por los once que le sacaba este cuatro partidos atrás.

El cuerpo técnico ha diseñado una semana que no descarrilará de los parámetros habituales. En uno, sí. Importante. Estará aislada en su mayoría del ruido exterior. Tanto José Alberto, como los jugadores, incluso el propio club, entienden que al equipo le vendrá bien un poco de recogimiento en una semana tan especial y en la que el Sporting se juega tanto. Tres entrenamientos, incluido el de mañana en El Molinón, serán a puerta cerrada. El único que se abrirá para el público será el del sábado, en la clausura de la preparación, íntegramente matinal. Ahí se espera una gran afluencia de público. En total, unos 360 minutos de fútbol durante lo que resta de semana -el 75% de ellos blindado para el espectador-, curro físico y táctico.

Más Sporting

José Alberto ofrecerá dos charlas en estos cinco días, sin salirse de su guión habitual. La primera será hoy, antes del primer entrenamiento. Estará acompañada de un vídeo para efectuar las pertinentes correcciones de lo sucedido en el Arcángel. La segunda será ya el domingo, antes de subir al autocar y trasladarse a El Molinón, después de la concentración en Mareo, con comida, siesta y la habitual merienda. Ahí, el técnico se dirigirá a sus futbolistas para rematar los últimos detalles del encuentro y reforzar el mensaje de la semana. La máxima de todos es no caer en excentricidades, conservando la austera esencia de estas últimas semanas.

En lo demás se mantendrán también intactas otras rutinas. Los jugadores, que desayunarán en Mareo todos los días, se someterán cada jornada al pesaje y control de los pliegues. Hoy tendrá lugar la única comida de la semana en régimen de concentración, dado que la otra, que previsiblemente sería mañana, coincidirá con el traslado del trabajo a El Molinón. Como viene siendo habitual, la de hoy resultará del menú diseñado por la nutricionista Beatriz Manchón, que varía todas las semanas la carta en función del momento físico, de la carga de trabajo y otra serie de circunstancias.

Todos convocados

La alimentación del domingo será algo diferente y, al mismo tiempo, habitual de las horas previas a la disputa de un encuentro. El menú, tipo bufet, no diferirá mucho del que tuvo el equipo en Córdoba o en anteriores partidos, consistiendo, básicamente, en algo de pasta, arroz, puré de patata, ensalada o pechuga de pollo, entre otros alimentos que ingerirán los futbolistas para mantener todos sus valores de rendimiento estables.

No se espera lista oficial para el derbi. La previsión en el inicio de la semana es que José Alberto convoque a todos los futbolistas disponibles, como viene haciendo, para fortalecer la unión del grupo desde la propia víspera del choque. Los jugadores empezarán su concentración el domingo a mediodía, subiéndose al autocar delante de la puerta del aparcamiento de El Molinón. De ahí, a Mareo. Ya por la tarde, después de la charla y un par de horas antes del inicio del partido frente al Oviedo, la expedición emprenderá un emocionante viaje hacia el estadio.

Síguenos en