Pólvora mojada en los últimos encuentros del Sporting a domicilio

Pólvora mojada en los últimos encuentros del Sporting a domicilio
Blackman y Djurdjevic, durante la sesión de ayer. / ARNALDO GARCÍA

Los rojiblancos necesitan más acierto en ataque para sumar tres puntos tras desaprovechar sus ocasiones en los partidos ante el Elche y el Lugo

A. M. GIJÓN.

No terminan de afinar la puntería los goleadores del Sporting. La gran asignatura pendiente del equipo de José Alberto continúa pendiente. Ni siquiera roza el aprobado a pesar de los últimos goles de Djurdjevic (ante el Zaragoza) y Blackman (frente al Valencia).

La insuficiencia goleadora de la parcela ofensiva merma la progresión de fútbol ofrecida por el técnico asturiano que, desde que se sentó en el banquillo, ha visto como los puestos de 'play off' se han alejado un punto.

Más Sporting

Las cifras goleadoras han de mejorarse, sobre todo, lejos de El Molinón. El Sporting cerró el 2018 con dos salidas. La primera de ellas en Elche donde fue superior a su rival, pero se vio incapaz de marcar en las innumerables ocasiones de las que gozó para adelantarse en el marcador, incluido un penalti.

No fue muy diferente el choque en Lugo. La Mareona hizo acto de presencia en el Anxo Carro y vio como varios rojiblancos desaprovecharon las oportunidades de marcar para regresar a Gijón con los tres puntos.

La buena noticia para José Alberto es que la parcela defensiva presenta buenos números. Peybernes y Babin en el centro de la zaga se están convirtiendo en el muro que necesita cualquier equipo que quiere luchar por el ascenso. Con el centro del campo ganando en protagonismo con Cristian Salvador y Nacho Méndez, tan solo falta que Djurjdevic y Blackman marquen las diferencias en el área rival. Sus goles adquieren una importancia capital.