El presidente del Sporting se encara a un aficionado