La primera gran final para el Sporting

El equipo realiza un ejercicio de calentamiento durante el último ensayo de la semana en el que la gran novedad fue el regreso de Isma Cerro. / ARNALDO GARCÍA
El equipo realiza un ejercicio de calentamiento durante el último ensayo de la semana en el que la gran novedad fue el regreso de Isma Cerro. / ARNALDO GARCÍA

José Alberto baraja a Blackman como sustituto de Djurdjevic, aunque no descarta un cambio de sistema para introducir en el once a un mediapunta | El conjunto sportinguista necesita un imprescindible triunfo ante el Lugo para mantener vivo el sueño del 'play off'

ANDRÉS MAESE GIJÓN.

Unas horas antes de recibir al Lugo en El Molinón, José Alberto López hizo hincapié en que lleva jugando finales con el Sporting desde que tomó las riendas del primer equipo en la decimoquinta jornada. El preparador ocupó entonces la vacante de Rubén Baraja en el banquillo y debutó en el fútbol profesional con tres puntos en Granada. Desde entonces, en doce ocasiones no ha logrado una victoria. Un hecho que, de suceder esta tarde (16 horas) ante el Lugo, dejaría prácticamente sentenciada la temporada para los intereses rojiblancos.

Por todo ello, el cuadro gijonés jugará hoy su primera gran final. Sin margen de error si quiere mantener vivo su sueño de jugar el 'play off' de ascenso. Un ejercicio de equilibrismo sin red de seguridad que evite una dura caída. Un examen en el que tan solo vale un aprobado para no dejar escapar la opción de jugar la próxima temporada en la Liga de las estrellas.

La tensión, no obstante, se palpa en el ambiente, en cada entrenamiento de preparación de un equipo concienciado en ganar todo lo que queda. Y el primer paso lo tiene que dar esta tarde (16 horas) ante un Lugo que, a su vez, se juega la vida por intentar mantener la categoría. Sin excusas y sin margen de error se presenta el Sporting a una cita de cara o cruz.

Lo hace, además, con dos bajas sensibles. Las de Diego Mariño, por lesión, y de Uros Djrudjevic, por sanción. La primera de las ausencias provocará el debut de Dani Martín en Segunda División en El Molinón. Con el adiós a la temporada de Diego Mariño tras la fractura de clavícula, llega el turno del canterano. El gijonés tiene ante sí la opción de demostrar que está preparado para defender la meta rojiblanca tanto ahora como en un futuro no muy lejano. Así pues, la baja del gallego, clave en gran parte de los encuentros del Sporting, parece estar bien cubierta.

Más difícil resulta el hecho de buscar un recambio para Djurdjevic. Una protesta al colegiado en el último partido le costó la cartulina amarilla que le impedirá estar esta tarde en el campo junto a su compañero de fatigas, Álex Alegría. Una sanción que ha costado más de un quebradero de cabeza al cuerpo técnico.

José Alberto López tiene como primera opción a Nick Blackman como referencia ofensiva. Un cambio de cromos para que el equipo continúe con el sistema y el juego desarrollado en las últimas semanas. El delantero británico, ausente en gran parte de la temporada por unas dolencias musculares en su rodilla, podría disfrutar de una nueva ocasión para ofrecer cierto sentido a su incorporación, la cual no ha sido la esperada por nadie.

De no ser así, las alternativas que baraja el preparador el Sporting pasan por un cambio en el dibujo. La entrada de Pablo Pérez o Robin Lod llevarían al cuadro técnico a apostar por un solo delantero -Álex Alegría-, al que le acompañaría o bien el mediapunta gijonés o, por el contrario, el internacional finlandés.

Este último se retiró esta semana de uno de los entrenamientos debido a una fuerte contusión. Un golpe que le produjo un importante hinchazón en la zona afectada. Pese a ello y salvo sorpresa, Robin Lod estará en condiciones de participar en el choque siempre que el entrenador así lo considere.

Más Sporting

El resto del equipo poco se diferenciará del que jugó el pasado fin de semana. La línea defensiva está definida desde hace varias jornadas y tan solo un contratiempo impediría que Geraldes, Peybernes, Babin y Molinero continuaran formando la defensa rojiblanca. Con Cofie y Nacho Méndez en la medular, faltaría por conocer si el luanquín y el ghanés recibirán un añadido extra en su parcela de juego para dividirse las tareas. Con independencia de si serán dos o tres los centrocampistas, lo que parece claro es que Traver y Carmona continuarán en las bandas.

Enfrente estará el Lugo, un rival al que al igual que al Sporting tan solo le vale la victoria. Ambos equipos se la juegan en un duelo que determinará la recta final de la temporada. El Molinón acompañará a los rojiblancos en su lucha por alcanzar el sexto puesto. El aliento de la afición siempre estará al lado de unos jugadores que saldrán a defender el escudo del Sporting para que el sueño del ascenso no se desvanezca. Ganar para seguir vivos es el principal objetivo de la plantilla rojiblanca.