«Si no me quieren echar estaré encantado de seguir»

Clara García Cima, representante de Mahou, con Diego Mariño ayer. /  ARNALDO GARCÍA
Clara García Cima, representante de Mahou, con Diego Mariño ayer. / ARNALDO GARCÍA

«Mantener la columna vertebral, el núcleo del equipo, es muy importante para crecer», aprecia el portero

J. BARRIO GIJÓN.

Con el brazo en cabestrillo, escondido bajo una camiseta de entrenamiento de luminoso color flúor, Diego Mariño respondió a una batería de preguntas centradas en el futuro, más que en el presente, considerado por el club y los aficionados como el futbolista más decisivo de la presente temporada. Con contrato hasta 2021 (2022 en Primera), y con un cartel atractivo en el mercado -el verano pasado ya fue tentado desde la élite y dijo no-, el portero confirmó su intención de seguir, pero sin cerrar a cal y canto la puerta a una salida, agarrado a los imponderables del fútbol.

«¿La pretemporada? Ojalá la haga aquí. Si no me quieren echar estaré encantado de seguir», comentó con una sonrisa el portero tras recibir el trofeo al 'Jugador Cinco Estrellas', otorgado por la cervecera Mahou, del pasado mes de abril. «Tampoco se puede confirmar, porque no sé qué va a pasar, no sé si el club querrá seguir contando conmigo, pero yo estoy muy a gusto aquí y ojalá pueda continuar muchos años más», certificó el gallego, recordando que para él no resultaría un problema continuar en Segunda si es en el Sporting: «El pasado verano así fue. Tuve opciones de jugar en Primera, pero decidí quedarme por muchas cosas buenas y el año que viene seguiré con la misma idea».

Metido en esa cuestión, a la que otorgó naturalidad, tampoco quiso pillarse con las palabras por lo que pudiera suceder, aunque dejó claro su deseo en reiteradas ocasiones. «No tengo ningún problema en seguir otro año aquí, porque soy muy feliz y disfruto mucho de este equipo. No sería un paso atrás, ni nada malo, seguir en el Sporting», repitió. Sí quiso lanzar un mensaje sobre el futuro proyecto, aunque ante la insistencia en las preguntas terminase diciendo que «aún no es el momento». Antes, no obstante, consideró que «mantener la columna vertebral, el núcleo del equipo, es muy importante para crecer».

«No nos podemos rendir»

En esa larga visión no quiso dar carpetazo todavía a la temporada, asumiendo, no obstante, que la remontada hacia el 'play off' sería casi un milagro. «No vamos a ser hipócritas porque es muy difícil, quedan pocos partidos y pocos puntos, pero tenemos que intentarlo y apurar nuestras opciones», solicitó a sus compañeros, considerando que «nos debemos a nosotros y a la afición pelear hasta que las matemáticas digan lo contrario; no nos podemos rendir».

Con todo, Mariño admitió la dura estocada que supuso el empate frente al Lugo. «Tuvimos en la primera parte nuestras opciones, pero la segunda fue probablemente una de las peores de la temporada», observó, antes de asumir que «no ganamos y fue un palo muy duro». Bendijo, eso sí, el estreno de Dani Martín en la Liga: «No tiene que demostrar nada porque todo el mundo sabe de qué es capaz. Tiene que disfrutar de estos últimos partidos y pasárselo bien».

En relación a su recuperación, Mariño empleó los primeros minutos de su comparecencia en agradecer las muestras de apoyo que recibió tras su lesión. «La afición sportinguista me ha demostrado un cariño que sabía que tenía, pero que ha sido muy bonito e importante», dijo. Explicó a renglón seguido que ayer mismo había iniciado la rehabilitación y que en los próximos días le quitarán los puntos. Su objetivo, confirmó, llegar a tiempo a la pretemporada: «Si nada lo complica, para la pretemporada debería de estar sin ningún problema».