Sporting | Robin Lod se queda sin tiempo

Robin Lod se queda sin tiempo
Lod se dispone a hacer un cambio de orientación ante la presión de Juan Rodríguez. / ARNALDO GARCÍA

José Alberto ensaya con el jugador, el 17 en el reparto de minutos, por detrás de Djurdjevic

JAVIER BARRIO

A falta de quince partidos para el desenlace del curso, Robin Lod (Helsinki, 1993) permanece tan indescifrable como desquiciante. Combina pequeños ratos de fútbol prometedor (la visita de Las Palmas, las dos últimas rondas de Copa y el partido frente al Alcorcón en Gijón, su última titularidad, principalmente) con reiterativos momentos de irrelevancia total. La misma que ha descabalgado del once al que posiblemente sea el jugador más talentoso del Sporting, a ojos de muchos técnicos, contratado para ser definitivo. Pero, 26 jornadas después, la realidad es tozuda, achantando su cartel, situándole el número 17 en el ranking de los minutos acumulados por cada componente de la plantilla. Dato revelador.

El tiempo pasa y el Sporting, descolgado, necesita ya que el mediapunta finés, firmado por dos temporadas y con opción a ampliar su contrato en una tercera, despierte. Y funcione. «¡Bien Robin, bien!», se escuchó ayer a José Alberto en varias ocasiones. A modo de probatura -el domingo resolverá-, el técnico le incrustó en el ensayo semanal por detrás de Djurdjevic, dejando entreabierta la posibilidad de recuperarle para el once. Aunque tampoco está descartado que continúe Pablo Pérez, quien corrió en el otro bando a la espalda de Álex Alegría.

Más Sporting

Lo cierto es que el finlandés lució en el enganche durante la prueba, en una sesión en la que el técnico del Sporting hizo marcaje al hombre y una terapia de choque con las debilidades más manifiestas mostradas en los últimos encuentros. Se afinaron las vigilancias y los repliegues, con José Alberto encima de la jugada, y también la forma de sabotear los saques de esquina del contrario. En todo eso participó Lod, con Peybernes aparentemente recuperado para el domingo y en sociedad con Babin atrás, obligado a calentar esa fría impresión que transmite.

Ensayo con Cofie

La responsabilidad no la lleva en exclusiva el mediapunta, aunque su peso en su bajo rendimiento es casi total. También tienen algo que ver Baraja, primero, y José Alberto, ahora. La estadística de Lod no es florida, pero revela esa aureola de futbolista distinto. Atendiendo a las estadísticas, el finlandés ha disputado 883 minutos (1.101 menos que Carmona, por ejemplo), con un máximo de apenas cuatro titularidades consecutivas: jornadas 5, 6, 7 y 8. Con esto, y su tendencia a evaporarse de los partidos cuando le dejan sin espacios, es el tercer máximo goleador del equipo con Babin (2 goles cada uno) y el segundo mejor asistente de la plantilla después de Nacho Méndez. En los entrenamientos confirma que es bastante definitivo en los últimos metros, pero poco estable. Lod no ha rendido, enredado por su lesión en el final de la pretemporada, las llamadas de su selección y su irregularidad, aunque los técnicos tampoco le han dado una bola excesiva. Ahora, además, tiene una severa competencia con Pablo Pérez, mucho más generoso en el desgaste y en el trabajo de presión, pegamento con el centro del campo y el ataque.

Por lo demás, José Alberto, que perdió también a Ivi López por una elongación para la cita del domingo en El Molinón, completó ayer su ensayo con un teórico equipo titular formado por: Molinero, Peybernes, Babin, Cordero; Cofie, Cristian; Carmona, Robin Lod, Álvaro Jiménez; y Djurdjevic. Lo más probable, no obstante, es que el portugués Geraldes siga en la lateral derecho y el onubense Aitor García en la banda izquierda, con la duda del acompañante de Cristian Salvador en el centro del campo.

Síguenos en: