El silencio se apodera de Mareo

La plantilla realiza carrera continua en Mareo, con Nacho Méndez (de blanco) al frente del grupo. / A. G.
La plantilla realiza carrera continua en Mareo, con Nacho Méndez (de blanco) al frente del grupo. / A. G.

Rostros serios y de preocupación en la primera sesión regenerativa del Sporting | «Desde el primer día sabemos que se nos exige ser un equipo 'top'. El objetivo sabemos cuál es, no hay que esconderse», afirma Nacho Méndez

ANDRÉS MAESE GIJÓN.

Nadie esperaba al equipo. El campo número dos de la Escuela de Fútbol de Mareo fue ayer el escenario del entrenamiento regenerativo del Sporting, dirigido por Rubén Baraja. No había aficionados. Eran las diez y media de la mañana y el primer equipo salió del vestuario en silencio y con caras largas después de no haber pasado del empate ante el Reus en El Molinón.

«Charlamos sobre el encuentro antes de ejercitarnos», reconoció Nacho Méndez, que ayer fue la voz de un vestuario dolido por la bronca recibida el sábado por parte de su afición. El centrocampista fue uno de los jugadores que completó la sesión matinal, ya que los que fueron titulares ante el Reus realizaron carrera continua y regresaron al vestuario.

El día no acompañó. Las temperaturas bajaron en Gijón en cuestión de horas. Como si el empate ante el cuadro catalán hubiera helado la ciudad. También llovía mientras se entrenaba el equipo. Lo hizo con fuerza. Baraja aguantó el chaparrón mientras observaba el trabajo de una parte de la plantilla. Con la mirada perdida. Como si su cabeza estuviera en otro lugar. Quizás repasando el último partido de su equipo antes de ofrecer una jornada de descanso a sus jugadores.

«Dentro del vestuario la opinión de lo que hicimos no es buena», afirmó Nacho Méndez, que a su vez explicó que nada tiene que ver el análisis realizado ayer en Mareo con el que hicieron varios jugadores tras el pitido final cuando destacaron «la buena imagen ofrecida ante el Reus».

Al igual que la gran mayoría de sus compañeros, el rojiblanco acepta las críticas y entiende el enfado de la gente porque «para ellos el Sporting es muy importante». Como asturiano y hombre de la casa que es, el centrocampista recordó que «desde el primer día que estamos aquí sabemos que se nos va a exigir ser un equipo 'top' y estar arriba». Además, subrayó, con total normalidad, que «también sabemos cuál es el objetivo y no hay que esconderse».

Como si de un veterano se tratara, el recién llegado al fútbol profesional no se arrugó ante los micrófonos para analizar el peor momento del equipo en lo que va de temporada. Para Méndez lo bueno del fútbol es que te ofrece nuevas oportunidades. Rayo Majadahonda y Cádiz medirán la reacción del equipo.

Más Sporting

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos