Pablo Pérez: «Las situaciones personales ahora no son importantes»

Pablo Pérez, sobre el césped de El Molinón ayer. / ARNALDO GARCÍA
Pablo Pérez, sobre el césped de El Molinón ayer. / ARNALDO GARCÍA

Pablo Pérez tiene claro que en el final de Liga «hay enfrentamientos directos y eso es bueno porque habrá equipos que se dejarán puntos»

JAVIER BARRIO GIJÓN.

«Muy raro se tiene que dar para que Pablo (Pérez), estando bien físicamente, no esté en la convocatoria de la semana», apuntó José Alberto a las pocas semanas de llegar al banquillo de El Molinón. La valoración que tenía (y tiene) del mediapunta era muy alta, por encima de otros futbolistas llamados a tener un papel muy relevante en este proyecto. Y la pretensión del técnico se ha ido cumpliendo, aunque el canterano no esté enganchado a la titularidad y sus irrupciones se produzcan casi siempre desde el banquillo en una temporada loca. Le ha tocado ser titular, descarte, suplente, ver los toros desde la barrera por lesión y, de nuevo, primera opción desde el banquillo.

«Para mí ha sido una montaña rusa de momentos: no ir convocado, jugar, no hacerlo... Pero ahora mismo somos 25 ó 26 jugadores que solo pensamos en sumar y en estar todos juntos, y las situaciones personales no son importantes, lo que prevalece por encima de todo es el equipo. Cuando termine la temporada, cada uno hará su balance personal», resumió ayer el canterano, siempre al servicio de la causa, con contrato hasta junio de 2020 tras la ampliación que acordó hace un par de temporadas justo antes de salir cedido al Alcorcón.

A la situación personal, en cualquier caso, dio carpetazo pronto, anteponiendo lo del domingo. «Tenemos un encuentro muy importante en El Molinón, como todos los que quedan, y no podemos descentrarnos del partido a partido», apuntó de primeras, soldado al discurso de su entrenador y sus compañeros. «En El Molinón tenemos que hacernos fuertes y el partido del domingo, por ser el primero, es el más importante», razonó después. La llegada al 'play off' pasa de forma inexorable por ahí. Cuatro partidos, desde el domingo, se disputarán en Gijón en este final de taquicardia. «Los finales de temporada son todos complicados porque cada equipo se juega algo», observó Pablo Pérez, sin obviar que «hay mucho enfrentamiento directo y creo que eso es bueno porque habrá equipos que van a perder puntos».

No hablar de «hazañas»

La primera experiencia de esto último se vivirá este mismo fin de semana, con el Málaga-Mallorca de mañana que, dependiendo de cómo finalice, dejaría al Sporting a 2 ó 3 puntos del 'play off' si el equipo de José Alberto logra la victoria al día siguiente frente al Elche de 'Pacheta'. No incidió mucho en esto el mediapunta gijonés, quien valoró el momento del equipo, con un serial creciente de 20 de 24 puntos cosechados en los últimos ocho encuentros: «Sabemos a qué jugamos, lo que tenemos que hacer, venimos de una buena dinámica y tenemos que seguir así. No tenemos que hablar de hazañas, sino de pensar en el siguiente partido y no volvernos locos».

Dentro de esa filosofía, tampoco se inquietó por la falta de gas con la que llegó el Sporting al tramo final del pasado curso tras realizar un esfuerzo similar al actual, que le permitió engancharse a todo. «El año pasado quizá nos faltó un poco de gasolina», asumió Pablo Pérez, quien, en todo caso, consideró que «no tiene nada que ver este año con el anterior, los jugadores y entrenadores son distintos, y estamos confiados en llegar en plenitud al final de la temporada». Y firmar otra historia.