Sporting

Sporting | El estreno de El Molinón se queda en empate

Partido disputado entre el Sporting y el Rayo Vallecano en El Molinón. /JUAN CARLOS TUERO
Partido disputado entre el Sporting y el Rayo Vallecano en El Molinón. / JUAN CARLOS TUERO

El Sporting rascó un punto ante un Rayo Vallecano que fue superior

Andrés Maese
ANDRÉS MAESEGijón

Por segunda jornada consecutiva, el Sporting sumó un punto. Lo hizo, al igual que la pasada semana ante uno de los favoritos para ascender, pero esta vez la imagen no fue la misma que se vio en Montilivi.

La presentación del equipo en casa no fue la esperado. El Sporting se mostró dócil, bien armado sobre el terreno de juego, pero sin querer arriesgar en la presión. Eso llevó a que el Rayo se adueñara del balón y llevara el peso del choque en el primer acto. Los madrileños lo intentaron, pero se encontraron con un muro que no pudieron agrietar. En la única ocasión que fueron capaces de crear peligro apareció el de siempre. Mariño despertó a El Molinón a los veinte minutos del inicio con una extraordinaria mano. Una acción de puros reflejos, ya que el disparo de Embarba cambió la trayectoria de su remate cuando el balón tocó en Borja López. Ya vencido, sacó la mano derecha para evitar el gol. Sobresaliente.

Mientras los rojiblancos se defendían, el trivote del centro del campo sufría. Javi Fuego, Nacho Méndez y Manu García se pusieron el mono de trabajo para estar pendientes de sus marcar. No fue una tarea sencilla porque el Rayo es un equipo cuyos jugadores se encuentran en constante movimiento. También las bandas retrasaron sus posiciones iniciales. Pablo Pérez, que actuó por la izquierda, y Aitor se alinearon con la medular para ayudar en las tareas defensivas.

El Sporting defiende con un cambio de sistema respecto al 4-3-3. Nacho Méndez se sitúa junto a Djurjdevic para evitar que el rival inicie con cierta comodidad el juego. Cuando se atrevió a dar un paso adelante, puso en aprietos a la defensa rival hasta el punto de crear contragolpes que quedaron en nada.

El detalle que suele marcar este tipo de partidos lo puso Borja López. Aprovechó un rechace tras un remate al larguero de Babin. Un centro medido de Manu García en una falta lejana concluyó con el balón sin dueño al borde del área. El central no lo dudó. Mostró su zurda para que la locura se adueñara de El Molinón.

1 Sporting

Mariño; Unai Medina, Babin, Borja, Molinero; Javi Fuego, Manu García, Nacho Méndez, Aitor (Salvador, m. 66), Pablo Pérez (Neftali, m. 84) y Djurdjevic (Álvaro Vázquez, m. 75).

1 Rayo Vallecano

Alberto García; Tito, Saveljich, Catena, Advincula, Mario Suárez, Álvaro (Bebé, m. 64), Pozo (Jonathan, m. 73), Trejo, Embarba y Andrés Martín (Akieme, m. 84).

GOLES:
1-0: m. 5, Borja López. 1-1: m. 51, Andrés Martín.
ÁRBITRO:
Vicandi Garrido (País Vasco). Amonestó en el Sporting a Molinero, Nacho Méndez (expulsado por doble amarilla), Neftali, Javi Fuego y en el Rayo a Pozo, Trejo, Catena, Mario Suárez, EmbarbaTito vio la roja directa.
INCIDENCIAS:
partido disputado en El Molinón ante 21.893 espectadores.

Una segunda parte marcada por el VAR

La segunda parte comenzó con intriga. Un pase en largo de Borja López dejó a Djurdjevic solo ante Alberto García. El serbio no perdonó, pero su tanto fue anulado por fuera de juego. Una acción que confirmó el VAR. Protagonista tras el descanso.

No hubo videoarbitraje en el gol del Rayo Vallecano. El Molinón enmudeció cuando Andrés Martín aprovechó una buena asistencia para empatar el partido. La denfensa y Mariño se despistaron y permitieron que el delantero que rematara a un metro de la portería. Aunque estaba algo escorado hacia la derecha, fusiló al gallego para igualar el encuentro.

Tres minutos después, el Rayo volvió a marcar, pero al igual que sucedió con Djurdjevic, Andrés Martín estaba adelantado. No subió al marcador por posición antirreglamentaria.

El partido enloqueció. No pasaron ni tres minutos cuando Nacho Méndez vio la tarjeta roja. Vicandi Garrido le mostró la segunda tarjeta amarilla por un manotazo. Por segunda jornada consecutiva, el Sporting tenía que jugar con un hombre menos durante media hora.

El guión volvió a cambiar radicalmente en el minuto 80. Mientras el Rayo buscaba el segundo gol y el Sporting defendía el resultado llegó la expulsión de Tito. José Alberto movió el banquillo e introdujo a Álvaro Vázquez y Salvador. El delantero recibió una asistencia de Manu García y fue derribado por Tito. Roja directa.

El marcador no se movió. Un punto más para el casillero rojiblanco. Al margen del arbitraje, el cual habrá que ir acostumbrándose, el Sporting no pudo mostrar su nueva imagen. Esa que domina los tiempos y somete a su rival. El equipo recordó al del pasado curso, pero con matices. Le faltó dar un paso hacia adelante. El Rayo será de los favoritos y al empate hay que darle su valor, pero El Molinón esperaba algo más.

Más información